Actualizado 05/09/2017 19:12 CET

La Policía de Reino Unido detiene a cuatro militares sospechosos de planear actos terroristas

Agente de la Policía británica armado durante una guardia en Lomdres
REUTERS / TOBY MELVILLE

LONDRES, 5 Sep. (Reuters/EP) -

La Policía de Reino Unido ha detenido este martes a cuatro hombres, todos ellos miembros del Ejército británico, sospechosos de pertenecer a un grupo de extrema derecha que planeaba actos terroristas.

Las detenciones, realizadas por agentes de la unidad antiterrorista, han tenido lugar en las ciudades de Birmingham, Ipswich, Northampton y Powys --Gales--.

Los hombres, de entre 22 y 32 años, han sido detenidos por ser sospechosos de estar involucrados en la preparación, ejecución e instigación de actos terroristas, y de ser miembros del partido Acción Nacional. Según la BBC, los cuatro forman parte de las Fuerzas Armadas, mientras que también habría sido detenida una quinta persona identificada como civil.

Hace un año la organización política neonazi se convirtió en el primer partido de extrema derecha prohibido por el Gobierno. Esta medida llegó después de que el grupo aplaudiese el asesinato de la diputada Jo Cox por parte de un hombre que estaba obsesionado con los nazis.

"Las detenciones estaban previstas y se basaban en información de Inteligencia; no ha existido ninguna amenaza para la seguridad pública", ha asegurado la Policía del condado de Midlands.

El Ministerio de Defensa también ha informado de las detenciones de varios miembros del Ejército. "Estas detenciones han sido el resultado de una operación dirigida por la oficina de Policía en colaboración con fuerzas del Ejército", ha confirmado un portavoz del Ministerio de Defensa.

Esta misma fuente ha explicado que los detenidos han pasado a formar parte de una investigación de la Policía y, por tanto, "sería inapropiado hacer algún comentario más al respecto".

Reino Unido se encuentra en su segundo nivel más alto de alerta terrorista. Se trata de una alerta "grave", lo que significa que existe una posibilidad alta de sufrir un ataque inminente.

En lo que va de año, presuntos islamistas han matado a 35 personas en Londres y Manchester. En junio, murió otro hombre después de que una camioneta arrollara a varias personas cerca de una mezquita en Londres.