El portavoz de Keita afirma que el presidente tiene una ventaja "sustancial" pero no descarta una segunda vuelta en Malí

Una mujer recoge su tarjeta de votación en la capital de Malí, Bamako
REUTERS / LUC GNAGO
Publicado 30/07/2018 23:03:54CET

BAMAKO, 30 Jul. (Reuters/EP) -

El portavoz de la Presidencia de Malí, Mahamadou Camara, ha afirmado este lunes que el mandatario habría obtenido una ventaja "sustancial" en las presidenciales celebradas el domingo en el país, si bien ha reconocido que podría haber una segunda vuelta.

"Según nuestro recuento, Ibrahim Boubacar Keita tiene una ventaja sustancial", ha dicho, en declaraciones concedidas a la agencia británica de noticias Reuters.

Las declaraciones de Camara han llegado poco después de que el partido del líder opositor Soumaila Cissé, la Unión por la República y la Democracia (URD), señalara que habría segunda vuelta.

"Vamos a ir a segunda vuelta entre Soumaila Cissé e Ibrahim Boubacar Keita", dijo el jefe de la campaña del opositor, Tiebele Drame, durante una rueda de prensa en la sede de la URD en la capital, Bamako.

A los comicios concurren un total de 24 candidatos, si bien los sondeos apuntaban a un mano a mano entre Keita y Cissé, en lo que sería una repetición de los comicios de 2013 --cuando ambos se enfrentaron en la segunda vuelta y se impuso el a la postre mandatario con un 77,6 por ciento de los votos--.

Entre el resto de candidatos destacan el ex primer ministro Cheick Mohamed Abdoulaye Souad, conocido como Modibo Diarrá, los exministros Mohamed Alí Bathily, Chogeui Kokala Maiga y Mountaga Tall, el líder religioso Harouna Sankaré y la empresaria Djeneba N'Diaye.

Keita anunció el 28 de mayo que se presentaría a la reelección y pidió a la población que "confiara de nuevo" en él, a pesar de las dificultades en las que se ha visto sumido el país desde el golpe de Estado militar de 2012 en medio de la revuelta tuareg en el norte del país, creando un vacío que permitió a estos grupos tomar el control de la región del Azawad.

El conflicto con los tuareg llegó a su fin en 2015, a raíz del acuerdo firmado en Argelia entre el Ejecutivo y estas milicias, si bien su puesta en marcha ha sufrido numerosos percances y retrasos, lo que ha mantenido esta zona del país es una situación inestable que se ha extendido hacia el sur y las fronteras con Níger y Burkina Faso.

En estas zonas del país se han incrementado en los últimos meses los ataques perpetrados por grupos yihadistas --entre los que destaca el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes, vinculado a Al Qaeda--, así como los enfrentamientos intercomunitarios, especialmente entre los peul y los dogon. Además, el Ejército ha sido acusado de llevar a cabo ejecuciones sumarias y otros abusos contra la población civil en el marco de su lucha contra el terrorismo.

Keita, candidato de la Asamblea por Malí (RPM), ha presentado el acuerdo de paz y los avances en materia de estabilización del país entre sus principales logros, mientras que Cissé ha denunciado las tasas de corrupción y la falta de desarrollo económico y social de grandes partes del país. El país se encuentra en el puesto 175 de 187 en el Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas.

Asimismo, el partido del líder opositor, la Unión por la República y la Democracia (URD), ha advertido contra un posible "intento masivo de fraude" argumentando que existen "anomalías sustanciales" en el registro electoral. Cissé ya denunció fraude tras su derrota en 2013, si bien finalmente reconoció la victoria de Keita.

Malí celebrará así sus quintas elecciones democráticas desde la introducción del sistema multipartidista en 1991 --desde su independencia en 1960 hasta entonces había sido un sistema de partido único--, si bien esta será la primera vez en el que un mandatario en ejercicio figura entre los candidatos sin ser claramente favorito según los sondeos.