Actualizado 27/07/2007 14:26 CET

El portavoz talibán dice que mataron al rehén surcoreano para presionar a Kabul a liberar a sus milicianos

SEÚL, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presunto portavoz de los talibán, Qari Yusuf Ahmadi, explicó hoy que los secuestradores mataron a uno de los rehenes surcoreanos para presionar al Gobierno afgano a liberar a sus milicianos encarcelados a cambio de la liberación de los secuestrados, en declaraciones a la agencia surcoreana Yonhap. Asimismo, admitió que algunos de los rehenes "están enfermos".

Los talibán han dado hasta las 16:30 horas de hoy (14:00 hora española) al Gobierno afgano para que libere a 22 milicianos detenidos, amenazando con matar a los otros 22 rehenes surcoreanos si no se cumple su demanda y advirtiendo de que ésta es la última vez que prorrogan su ultimátum. Los 23 surcoreanos habían sido secuestrados el jueves pasado en la carretera que une Kabul con Kandahar.

"Matamos a un rehén surcoreano para presionar al Gobierno afgano a liberar a nuestros colegas talibán prisioneros", declaró el portavoz. Hasta ahora, los secuestradores habían dicho que mataron al pastor surcoreano porque este estaba enfermo y no podía caminar. Se espera que su cuerpo, hallado el miércoles con diez impactos de bala, llegue a Corea del Sur tras pasar por la base estadounidense de Bagram, a unos 60 kilómetros de Kabul.

Por otra parte, Ahmadi dijo que los rehenes están escondidos en grupos de dos en once lugares distintos, y no en tres como se había informado previamente.

Asimismo, negó las informaciones de diferencias internas entre los propios secuestradores, acusando a Estados Unidos y otros gobiernos occidentales al igual que a los medios de hacer propaganda contra los talibán. En los últimos días se ha afirmado que entre los secuestradores algunos son partidarios del cobro de un rescate mientras que otros prefieren que se libere a sus compañeros de filas, si bien también en esto habría diferencias sobre quiénes deberían de ser los liberados.

Ahmadi aseguró que los talibán no quieren un rescate y explicó que "el Gobierno afgano ha rechazado liberar a los prisioneros de la lista que le entregamos". "Nosotros no pedimos dinero", aseveró, admitiendo por otra parte que "algunos de los rehenes están enfermos". "Tenemos sólo dos tipos de analgésicos y la falta de alimentos es un problema", añadió.