El presidente de Afganistán culpa a Qatar por la suspensión de la reunión con los talibán

Afganistán.- El Gobierno publica la lista con los nombres de los 250 delegados que se reunirán con los talibán en Qatar
REUTERS / DENIS BALIBOUSE - Archivo
Actualizado 19/04/2019 20:43:33 CET

El enviado especial estadounidense muestra su decepción por el aplazamiento de la cita

KABUL, 19 (Reuters/EP)

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, ha responsabilizado a las autoridades por la suspensión de la reunión de los talibán afganos con el Gobierno de Kabul y ha asegurado que la cita ha tenido que ser aplazada porque las autoridades qataríes quitaron algunos nombres de la lista gubernamental afgana.

En un comunicado, la Presidencia afgana ha dicho que las autoridades qataríes son las responsables de la cancelación de la reunión en Doha con representantes del movimiento integrista fundado por el mulá Mohamed Omar porque autorizaron una lista de invitados en la delegación gubernamental afgana distinta a la presentada por Kabul, lo que supone "una falta de respeto a la voluntad nacional de los afganos".

"Este acto no es aceptable para el pueblo de Afganistán", ha asegurado la oficina del presidente afgano, Ashraf Ghani, un día después de que se anunciara que la reunión en Doha con los talibán había quedado aplazada sin fecha.

Sultán Barakat, director del Centro de Estudios Humanitarios y de Conflicto en Qatar, que ha estado impulsando la reunión entre el Gobierno de Kabul y los talibán en Doha, ha afirmado que no hay problemas con la agenda del encuentro. "Más bien hay falta de acuerdo sobre la participación y la representación para permitir que la conferencia sea un éxito", ha asegurado, en un mensaje publicado en su cuenta oficial de la red social Twitter.

En respuesta, los talibán han acusado al Gobierno afgano de "querer convertir el encuentro en unas negociaciones", pese a que ese "no era el objetivo" del encuentro, según ha recogido la agencia alemana de noticias DPA.

Así, han criticado a Kabul y han achacado a las autoridades la responsabilidad de la cancelación del encuentro, al tiempo que han cargado contra el Gobierno por "incluir a un gran número de funcionarios y figuras progubernamentales" con el objetivo de "sabotear" la reunión..

Por su parte, el enviado especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Khalilzad, se ha mostrado decepcionado por la cancelación de la reunión en Doha y ha hecho un llamamiento al diálogo y el entendimiento entre las partes.

La reunión convocada para este fin de semana en Doha, la capital de Qatar, iba a reunir a representantes de los talibán afganos con una delegación del Gobierno integrada por 250 personas, entre altos cargos, parlamentarios y figuras de la sociedad civil. La cita fue aplazada sin fecha el jueves sin que se aclararan los motivos de la suspensión y horas después de que los talibán se burlaran del tamaño de la delegación gubernamental y argumentaran que no se trata de una "boda" ni un "banquete" sino de un diálogo para impulsar la paz en el país centroasiático.

"Estoy decepcionado por que la iniciativa interafgana en Qatar se haya retrasado", ha afirmado Khalilzad, en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter. "Emplazo a todas las partes a aprovechar el momento y volver a llevar las cosas a su sitio acordando una lista de participantes que hable por todos los afganos", ha dicho.

La cancelación de esta importante reunión, descrita como un "fiasco" por responsables diplomáticos occidentales, ha puesto de manifiesto las tensiones que se mantienen en Afganistán para poder impulsar un proceso de paz.

Khalilzad, un veterano diplomático nacido en Afganistán, ha mantenido una ronda de contactos con los talibán afganos, que se han negado en todo momento a dialogar con el Gobierno de Kabul por considerarlo una mera marioneta de Estados Unidos.

La reunión de Doha tenía como objetivo preparar el terreno para futuras conversaciones entre los talibán y el Ejecutivo afgano con la meta de impulsar un proceso de paz que ponga fin a la situación de conflicto que vive el país desde la caída del régimen talibán en 2001. Moscú acogió en febrero un encuentro similar pero sin delegados del Gobierno afgano.

Para leer más