El presidente asegura que el Ejército mantendrá un papel preponderante en la transición democrática

Publicado 20/03/2015 7:23:40CET

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Birmania, Thein Sein, ha asegurado este jueves que el Ejército del país seguirá jugando un papel preponderante en el proceso de democratización del país, en el que las Fuerzas Armadas ocupan una cuarta parte de los escaños del Parlamento.

En una entrevista concedida a la cadena de televisión británica BBC, Sein ha descartado que exista un calendario que contemple la reducción del papel del Ejército en la vida política. En la actualidad, cuenta con derecho a veto sobre los cambios constitucionales y puede hacerse con el poder en cualquier momento si lo considera necesario.

"No es cierto que las reformas se hayan estancado a causa del Ejército. El Ejército no se involucra con los partidos políticos y está únicamente preocupado por los intereses nacionales", ha argumentado.

"El Ejército tiene dos tareas. Una es combatir por el país en caso de guerra. Si no hay guerra, sirve a los intereses nacionales, lo que significa estar involucrado en política", ha explicado el mandatario.

Así, ha defendido que, una vez iniciado el proceso de acabar con la dictadura en el país, el Ejército ha de seguir siendo parte de la transición. "De hecho, el Ejército es el que ayuda al florecimiento de la democracia. Mientras los partidos maduran sus normas y prácticas democráticas, el papel del Ejército cambia gradualmente", ha defendido.

El respaldo al estamento militar será sometido a prueba en las elecciones generales de noviembre, cuando el USDP, integrado por numerosos militares y respaldado por las Fuerzas Armadas, se enfrentará a la Liga Nacional por la Democracia de la líder opositora Aung San Suu Kyi.

La opositora, ganadora del Premio Nobel de la Paz, no podrá concurrir a las presidenciales debido a que sus hijos cuentan con nacionalidad británica. La Constitución prohíbe que personas las personas casadas con ciudadanos de otros países o con hijos que tengan una nacionalidad diferente a la birmana.

Thein ha defendido la cláusula argumentando que Birmania "está situado entre dos países muy poblados como India y China, por lo que los líderes del país tienen que salvaguardar la soberanía y la integridad para evitar ser dominados".

COMBATES CONTRA LOS REBELDES KOKANG

Por otra parte, el presidente birmano ha rechazado acusar a China de la ofensiva lanzada por el Ejército de la Alianza Democrática Nacional de Birmania (MNDAA), integrado por rebeldes kokang, miembros de la etnia china han.

"Es un asunto interno que tenemos que resolver de forma interna. China no puede solucionarlo. China tiene una política de no interferencia y ha dicho que no aceptará que ningún grupo ataque Birmania desde su territorio", ha zanjado.

Los últimos enfrentamientos en el área de Laukkai entre el Ejército birmano y el MNDAA estallaron el 9 de febrero, provocando que miles de civiles hayan huido de la zona, bien a zonas dentro del país o cruzando hacia China.

En respuesta, el presidente de Birmania, Thein Sein, declaró el estado de emergencia en la región de Kokang (este), lo que supone que durante los próximos tres meses se regirá por la ley marcial.

La población kokang vive en la Región Especial de Kokang, ubicada al noreste del citado estado, y es en su mayoría descendiente de ciudadanos de habla china que emigraron a la zona en el siglo XVIII.

En respuesta, el ministro de Información, Ye Htut, subrayó que el Gobierno "no ve razones para tomar (la carta) en consideración", recalcando que la formación "es un grupo renegado kokang" y que no se acepta su participación en el proceso nacional de alto el fuego, que incluye a 16 grupos étnicos.

El MNDAA estaba integrado antiguamente en el Partido Comunista de Birmania, una guerrilla respaldada por China que combatió al Gobierno birmano hasta que se disgregó en 1989.

Los enfrentamientos entre los rebeldes y el Ejército en 2009 empujaron a decenas de miles de refugiados a cruzar al suroeste de China, desatando las críticas de Pekín.

Para leer más