Los propietarios de armas de Nueva Zelanda protestan por el endurecimiento de las leyes

Publicado 30/11/2019 7:56:55CET
La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, durante un acto conmemorativo por el atentado de Christchurch.
La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, durante un acto conmemorativo por el atentado de Christchurch. - David Alexander/SNPA/dpa - Archivo

MELBOURNE (AUSTRALIA), 30 Nov. (Reuters/EP) -

Unos 50 propietarios de armas de fuego de Nueva Zelanda se han manifestado este sábado contra el endurecimiento de la legislación sobre la tenencia de armas después del atentado que dejó 51 víctimas mortales en dos mezquitas en la ciudad de Christchurch.

Los manifestantes se han reunido en un evento de recompra de armas en Auckland con carteles que incluían lemas como 'Esté seguro: rechace la ley de armas'.

Los esfuerzos de la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, por controlar la tenencia de armas se han ganado elogios a nivel mundial.

En septiembre presentó un proyecto de ley para incrementar las restricciones a la compra de armas, el segundo paquete de reformas presentado después de que se señalara el fácil acceso a las mismas como una de las principales razones por las que el autor de la masacre se hizo con un arma semiautomática para atacar las dos mezquitas en marzo.

Sin embargo, en el país, que se enfrenta a unas elecciones generales en 2020, la regulación ha contado con la resistencia del Partido nacional de Nueva Zelanda, grupos de presión de armas y ciudadanos comunes.

La nueva legislación prevé, por ejemplo, la creación de un registro de armas, que servirá para supervisar y monitorizar cada arma que posean los neozelandeses de forma legal.

"Tener un arma es un privilegio, no un derecho", manifestó Ardern durante el anuncio del nuevo proyecto de ley en septiembre. "El ataque expone las debilidades de la legislación vigente, que podemos solucionar. No seremos un Gobierno responsable hasta que lo hagamos", expresó.

El Gobierno contó con el apoyo unánime del Parlamento cuando presentó la legislación anterior para prohibir la posesión de fusiles de asalto y armas semiautomáticas de estilo militar.

Ahora, la nueva medida también restringe la normativa para los vendedores, así como para los individuos a la hora de hacerse con una licencia o mantener la que ya tienen.

La posesión de fusiles de asalto y armas semiautomáticas acarrea actualmente penas de hasta cinco años de prisión, aunque hay algunas excepciones para el control de plagas o los coleccionistas.

Las autoridades establecieron en abril un periodo de seis meses para entregar dichas armas a la Policía, un periodo que podría ser ampliado. Desde entonces, más de 19.000 armas y cerca de 71.000 accesorios han sido entregados.

Contador

Para leer más