Los rebeldes houthis bombardean la sede de la televisión estatal en Saná

Actualizado 04/07/2015 17:07:54 CET

El Ejército intenta proteger el edificio, en el que se encuentran decenas de trabajadores

SANÁ, 19 Sep. (Reuters/EP) -

Rebeldes armados houthis han bombardeado este viernes la sede de la cadena de la televisión estatal en Saná, un paso más en la escalada de violencia que vive la capital de Yemen tras varias semanas de protestas contra el Gobierno, han informado fuentes gubernamentales.

Los rebeldes han comenzado a lanzar morteros contra la televisión estatal este jueves por la noche y la cadena ha asegurado que el ataque continúa este viernes. "El grupo houthi ha continuado bombardeando el edificio de la televisión con todo tipo de armas hasta el momento", ha indicado la televisión en un mensaje de alerta difundido en su retransmisión.

Un empleado que está en el interior de la sede del medio, situado cerca de otras importantes instituciones del Estado, ha explicado que se ha escondido en el sótano con decenas de compañeros. "El bombardeo del canal ha aumentado de una forma terrible. Estamos siendo rodeados y las fuerzas del Ejército está intentando proteger el edificio y responderles", ha asegurado, en declaraciones telefónicas.

El acceso a Internet y las comunicaciones móviles parecen estar sufriendo cortes durante este viernes, aunque las líneas telefónicas fijas todavía funcionan. Cientos de residentes se han apresurado a abandonar sus viviendas en los barrios en los que se han registrado combates.

"Los proyectiles han caído en la casa que está en la puerta de al lado, por lo que he cogido a mi mujer y mis niños y nos hemos ido hacia el sur de la capital. Lo hemos dejado todo", ha contado a Reuters un vecino.

Los combatientes houthis continúan avanzando tras los combates con el Ejército yemení en las afueras de Saná este jueves. Varios residentes han explicado que los houthis están aproximándose a la calle Thalatheen, una de las vías principales del extremo occidental de Saná.

70 COMBATIENTES MUERTOS

Una fuente militar ha dicho que cerca de 70 combatientes houtis han muerto en los combates de la noche del jueves al viernes. Por su parte, varios residentes han indicado a Reuters que decenas de cuerpos permanecen en las zonas en las que se han registrado enfrentamientos en el norte y el noroeste de la capital.

Los combates se aproximan paulatinamente hacia la residencia del presidente yemení, Abd Rabbu Mansur Hadi, situada en el extremo septentrional de la calle Siteen, han informado varios vecinos de la zona. La calle Siteen, que es una de las principales avenidas de la capital yemení, comienza en el aeropuerto de Saná y termina en el sur en Palacio Presidencial.

Los rebeldes houthis han tomado algunos puestos de control en la calle Siteen y en el distrito de Al Shamlan, situado en el noroeste de la urbe, sin que, según relatan los residentes en la zona, los militares del Gobierno hayan opuesto resistencia. Los vecinos han contado que han visto a rebeldes houthis patrullando en las calles de este barrio y que no hay rastro de los militares.

Los houthis, que pertenecen a la secta zaidí del islam chií, llevan más de una década enfrentados con el Gobierno de Saná, dominado por suníes, para intentar lograr más control y territorios en el norte del país.

En las últimas semanas, los manifestantes houthis han estado bloqueando la principal carretera que lleva al aeropuerto de Saná y han celebrado sentadas ante los ministerios para exigir la dimisión del Gobierno por su decisión de retirar las subvenciones a los combustibles. El Gobierno yemení afronta además un movimiento independentista en el sur y los ataques del grupo terrorista Al Qaeda.