Un restaurante judío fue atacado durante protestas xenófobas de Chemnitz, Alemania

Manifestación de la  ultraderecha en Chemnitz
HENDRIK SCHMIDT/DPA / HENDRIK SCHMIDT
Publicado 08/09/2018 17:30:27CET

CHEMNITZ (ALEMANIA), 8 Sep. (DPA/EP) -

El dueño de un restaurante judío de la ciudad alemana de Chemnitz, epicentro en los últimos días de protestas xenófobas, ha denunciado un ataque en una emotiva carta remitida al primer ministro de la región alemana de Sajonia, Michael Kretschmer, quien sostiene que no hubo caza de extranjeros.

Según informó hoy el portavoz del Gobierno regional de Sajonia, Ralph Schreiber, Kretschmer se manifestó conmocionado y contactó por teléfono con el propietario, con el que acordó reunirse en persona.

El restaurador, Uwe Dziuballa, relata en la carta el ataque del que fue objeto su local de comida kosher Shalom en la ciudad de Chemnitz el 27 de agosto, día en el que centenares de ultraderechistas y ciudadanos indignados salieron a la calle para protestar por la muerte de un joven alemán presuntamente a manos de refugiados.

Una decena de enmascarados vestidos de negro arrojaron botellas y piedras contra el local y corearon consignas antisemitas. Según revela este domingo 'Welt am Sonntag', los atacantes gritaron "Vete de Alemania" y "Cerdo judío". El propietario fue alcanzado por un objeto y recibió una herida en el hombro. Además se produjeron daños materiales.

El dueño del local hizo la denuncia correspondiente y el hecho es investigado por las autoridades encargadas de la lucha contra el extremismo.

Kretschmer, miembro de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel, llamó a los sajones a no dejarse intimidar por los acontecimientos de Chemnitz. "Una minoría trató en Chemnitz de dejar su impronta en la región con sus palabras y su odio. Le vamos a hacer frente", ha declarado.

El responsable del Gobierno alemán para la lucha contra el antisemitismo, Felix Klein, se mostró alarmado. "Si son ciertas estas versiones, estaríamos ante una nueva forma de delitos antisemitas. Esto evoca los peores recuerdos de los 1930", dijo.

Chemnitz ha vivido jornadas de tensión después de que el 26 de agosto un hombre de 35 años nacido en Chemnitz de padre cubano fuese acuchillado supuestamente por un iraquí y un sirio. Un segundo iraquí es buscado por el incidente, en el que resultaron gravemente heridos otros dos alemanes.

La detención de dos de los tres sospechosos desencadenó una serie de marchas convocadas por la ultraderecha y contramanifestaciones y un concierto a favor de la tolerancia.

Testigos de la primera marcha antiinmigración, incluidos periodistas, afirmaron haber visto cómo extremistas corrían detrás de personas de aspecto extranjero. Un video con una de estas escenas que circuló en las redes sociales fue cuestionado por el jefe de los servicios de inteligencia interior de Alemania, Hans-Georg Maassen.

El responsable de la inteligencia interior sugirió que podría tratarse de información falseada para desviar la atención de lo que tachó de "asesinato" y desató una agria polémica sobre si hubo o no cacería de extranjeros en Chemnitz, al tiempo que contradijo a la propia Merkel, quien habló de persecución de inocentes.