Rohani asegura que Irán seguirá exportando petróleo a pesar de las sanciones de EEUU

Hasán Rohani
REUTERS / BRENDAN MCDERMID - Archivo
Publicado 05/11/2018 10:06:39CET

DUBÁI, 5 Nov. (Reuters/EP) -

El presidente de Irán, Hasán Rohani, ha asegurado este lunes que continuará vendido su petróleo a otros países a pesar de las sanciones que el Gobierno de Estados Unidos ha decidido restablecer contra el sector del crudo y de los bancos de la República Islámica.

"Estados Unidos quería llevar a cero las ventas de petróleo de Irán pero nosotros queremos vender nuestro petróleo para romper las sanciones", ha afirmado el mandatario de Irán, en un discurso ante economistas en una reunión difundida en directo por la televisión iraní.

Estados Unidos aseguró el viernes que permitirá de forma temporal a ocho importadores que sigan comprando petróleo de Irán cuando reimponga las sanciones desde este lunes para tratar de obligar al régimen de los ayatolás a detener sus programas de desarrollo nuclear y de misiles, además de cesar su injerencia en conflictos en Oriente Próximo.

China, India, Corea del Sur, Japón y Turquía, países que son exportadores de petróleo de Irán, están incluidos en el grupo de ocho naciones a las que Estados Unidos podría dar exenciones temportales frente a las sanciones para que puedan seguir comprando crudo iraní.

El restablecimiento de las sanciones forma parte de los esfuerzos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para tratar de obligar al Gobierno de Irán a poner fin a sus programas atómico y de misiles y a su injerencia en los conflictos de la región en Oriente Próximo.

"Hoy el enemigo", ha dicho Rohani, en referencia a Estados Unidos, "está atacando nuestra economía". "El principal objetivo de las sanciones es nuestro pueblo", ha afirmado. En mayo de 2018, Trump decidió sacar a Estados Unidos de forma unilateral del acuerdo nuclear firmado en 2015 con Irán y otras cinco potencias y en agosto su Gobierno decidió imponer una nueva ronda de sanciones contra la República Islámica.

El pacto firmado por Irán con el grupo 5+1, conformado por Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Alemania y Francia, estableció la retirada progresiva de sanciones a cambio de una reducción del programa nuclear iraní bajo supervisión de Naciones Unidas.

El domingo, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, afirmó que las sanciones que se restablecen este lunes son "las más duras sanciones puestas en marcha" contra el régimen de los ayatolás. Frente a este aviso, los dirigentes de Irán han asegurado que las nuevas sanciones no tendrán impacto en la economía iraní.

"Esta es una guerra económica contra Irán pero Estados Unidos debería aprender que no puede usar el lenguaje de la guerra contra Irán. Estamos preaprados para resistir cualquier presión", ha afirmado el presidente de Irán.

Para mantener el acuerdo nuclear vivo, los otros países fiarmanetes están intentando mantener el comercio con el régimen de los ayatolás a pesar del escepticismo ante la posibilidad de que pueda mantenerse con las sanciones norteamericanas.

En octubre, diplomáticos contaron a Reuters que el nuevo mecanismo de la Unión europea para facilitar los pagos de las exportaciones de crudo iraní debería estar en marcha desde el 4 de noviembre pero que no estaría operativo hasta 2019.

El portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Bahram Qasemi, ha dicho este lunes en rueda de prensa en Teherán que su Gobierno está en contacto con otros países firmantes del pacto nuclear para poner en marcha el mecanismo que permita continuar con el comercio de crudo con la Unión Europea, aunque ha admitido que "llevará tiempo".

Por último, ha asegurado que la reimposición de las sanciones de Estados Unidos forma parte de una guerra psicológica emprendida por Washington contra Teherán. "La presión económica de Estados Unidos es inútil", ha concluido.