Actualizado 21/05/2007 19:26 CET

Rumanía.- Basescu se disculpa tras llamar a una periodista "gitana apestosa"

BUCAREST, 21 May. (EP/AP) -

El presidente de Rumanía, Traian Basescu, se disculpó hoy después de que saliera a la luz una grabación en la que se escuchaba como llamaba a una periodista "gitana apestosa", lo que provocó decenas de protestas de activistas gitanos y por la libertad de prensa.

El incidente tuvo lugar el pasado sábado, día en que los rumanos acudieron a las urnas para decidir sobre un proceso de destitución contra el presidente, cuando la periodista Andreea Pana se acercó a Basescu en un supermercado.

Al parecer, Pana intentó preguntar al presidente acerca de la votación mientras le filmaba con su teléfono móvil. Irritado, Basescu arrebató el teléfono de las manos de la periodista, pero éste continuó grabando una conversación entre Basescu y su esposa, Maria, en la que el presidente llamaba a Pana "gitana apestosa", según fragmentos de la grabación hechos públicos por televisiones rumanas.

Un portavoz de Basescu entregó el teléfono a la periodista poco después, mientras que el presidente se disculpó hoy, explicando que sus declaraciones se produjeron debido al estrés. Así, el presidente "lamenta que una expresión impropia utilizada en una conversación privada se hiciera pública", asegura su oficina en un comunicado. "Le pide (a la periodista) que acepte sus sinceras disculpas", agrega el texto.

El sábado, Basescu se hizo con una cómoda victoria en el referéndum, con un 74,4% de los apoyos de los rumanos. Sólo un 24,8% de los ciudadanos apoyaron el proceso de destitución, propuesto por el Parlamento.

Hoy, unos 20 activistas acudieron a la oficina del presidente, algunos con camisetas en las que se podía leer "gitano apestosa", y dejaron una pastilla de jabón y un disco compacto con música gitana para el presidente. "No sólo el presidente tiene el deber de no discriminar, sino que está obligado por la Constitución a tener un papel proactivo en la lucha contra todas las formas de discriminación", aseguraron los manifestantes en una carta.