Rusia dice que Israel puso en peligro a la aviación civil durante el incidente en el que fue derribado el IL-20

Publicado 23/09/2018 13:27:43CET

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Rusia ha afirmado este domingo que las acciones de aviones de guerra israelíes durante el incidente en el que fue derribado uno de sus aparatos por parte de los sistemas de defensa aéreo sirios pudieron poner en peligro a la aviación civil.

"En la noche del 17 de septiembre, los cazas israelíes estaban operando en una zona por la que atraviesan no solo aeronaves militares sino también aviones civiles, de pasajeros, que aterrizan en el aeródromo de Hmeymim", ha dicho el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov.

"Crearon una amenaza directa, así que cualquier avión de transporte o de pasajeros que se encontrase allí en aquel momento, habría podido ser víctima de esa conducta arriesgada de militares israelíes", ha agregado.

Así, ha destacado que estas acciones por parte de la Fuerza Aérea son "una respuesta muy ingrata a todo lo que ha hecho recientemente Rusia por Israel y los israelíes", según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

"Los datos imparciales sobre los hechos 17 de septiembre (...) demuestran que las autoridades militares de Israel no aprecian el nivel de las relaciones con Rusia o no controlan a ciertos mandos y comandantes, que entendían que sus acciones llevarían a una tragedia", ha manifestado.

En este sentido, Konashenov ha recordado que la intervención rusa ha permitido la retirada de más de mil milicianos proiraníes y 24 lanzacohetes de la zona de los Altos del Golán, en la frontera entre Siria e Israel.

"En este contexto, las acciones de la Fuerza Aérea de Israel cometidas contra el avión ruso IL-20 trascienden la construcción civilizada de las relaciones", ha zanjado.

El Gobierno ruso recalcó el jueves que "serán necesarias aclaraciones adicionales" por parte de Israel a raíz del derribo, al tiempo que denunció que los pilotos israelíes "actuaron de forma poco profesional, como mínimo".

El jefe de la Fuerza Aérea de Israel, Amikam Norkin, viajó durante la jornada a Moscú para presentar las conclusiones israelíes tras el derribo, después de que en los últimos días las autoridades israelíes hayan expresado su pesar por la muerte de los 15 militares rusos sin reconocer responsabilidad alguna.

El mismo jueves, el Gobierno de Israel se comprometió a mejorar su coordinación con Rusia para evitar incidentes como este, aunque ha dejado claro que no cesará sus ataques sobre territorio sirio por razones de seguridad nacional.

"UNA SERIE DE CASUALIDADES TRÁGICAS"

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, atribuyó el martes el derribo del avión a "una serie de casualidades trágicas", después de que el Ministerio de Defensa responsabilizara a Israel de lo sucedido, ya que la aviación israelí realizó un bombardeo en la zona.

Según la versión del Ministerio de Defensa ruso, a las 20.00 horas GMT del lunes se perdió la comunicación con un avión IL-20 ruso que regresaba a la base aérea de Hmeymim, en el oeste de Siria, y se encontraba a unos 35 kilómetros de la costa del Mediterráneo.

En esos momentos, añadió, cuatro cazas israelíes F-16 estaban atacando instalaciones del Gobierno sirio en Latakia y usaron al IL-20 como escudo, exponiéndolo al fuego del sistema sirio de defensa antiaérea. Como consecuencia de ello, el aparato ruso fue derribado por un cohete del sistema S-200, provocando la muerte de los 15 efectivos rusos que viajaban a bordo.

El Ministerio ruso calificó las acciones de Israel de intencionadas y hostiles y ha dicho que se reserva el derecho a responder adecuadamente. Por su parte, el Ejército de Israel lamentó el derribo del aparato, pero dejó claro que la responsabilidad en último término es de Damasco.

Contador