Samuel Moncada sustituye al defenestrado Rafael Ramírez como embajador de Venezuela en la ONU

Samuel Moncada
REUTERS / EDUARDO MUNOZ
Actualizado 05/12/2017 20:42:38 CET

CARACAS, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ex ministro de Exteriores de Venezuela Samuel Moncada será el nuevo embajador del país en Naciones Unidas, en sustitución del ex ministro de Petróleo Rafael Ramírez, que ha dimitido por "deseo" expreso del presidente, Nicolás Maduro, debido a sus críticas hacia el Gobierno.

"Designado Samuel Moncada como nuevo embajador representante permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas, con sede en la ciudad de Nueva York", ha anunciado el Ministerio de Exteriores en Twitter haciéndose eco de la Gaceta Oficial.

Moncada se ocupó brevemente de la Cancillería entre junio y agosto y actualmente ejercía de viceministro de Exteriores para América del Norte y embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo cuartel general está en Washington.

El puesto de jefe de la misión venezolana en la ONU ha quedado vacante este martes, cuando Ramírez ha anunciado mediante una carta dirigida al canciller, Jorge Arreaza, su dimisión por "deseo" de Maduro, subrayando que aunque en lo "personal" es "muy difícil" renunciar al cargo, no le ha quedado otra opción.

Ramírez ha achacado su cese indirecto a sus críticas a la política de Maduro, si bien ha aclarado que únicamente tenían como objetivo "contribuir a la solución de los problemas" que asuelan a Venezuela. De hecho, ha aprovechado la carta para reclamar "altura" en el liderazgo político y una "profunda revisión" de la línea fijada por el Gobierno.

Además, se ha mostrado consciente de que las consecuencias de su discrepancia podrían ser mayores. "No quisiera imaginar que ahora arreciaran los ataques y los vilipendios por expresar mis opiniones y fijar una posición de alerta en la defensa de la Revolución", ha anticipado.

La semana pasada ya se especuló con que Ramírez había sido destituido, pero él mismo lo desmintió. Su destitución se enmarca en la campaña anticorrupción lanzada por Maduro, que se ha traducido en la detención de antiguos altos cargos, sobre del sector petrolero.

Ramírez podría sumarse a este grupo de "traidores", como los llama Maduro. El Parlamento, controlado por la oposición venezolana, denunció el año pasado que el ex ministro habría malversado 11.000 millones de dólares de la petrolera estatal, PDVSA, algo que éste ha negado.