Publicado 23/10/2020 14:30CET

Save the Children alerta de casos de trauma infantil entre los niños refugiados de Nagorno Karabaj

Conflicto en Nagorno Karabaj
Conflicto en Nagorno Karabaj - Celestino Arce Lavin/ZUMA Wire/d / DPA

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los niños refugiados que huyen de los combates en el enclave de Nagorno Karabaj, cuya soberanía se disputan Armenia y Azerbaiyán, están sufriendo episodios de angustia, ansiedad, depresión e insomnio y se enfrentan a la intemperie a la llegada del invierno, muchos de ellos sin compañía paterna o de un adulto, en refugios saturados, según ha denunciado Save the Children.

La ONG ha recalcado que los niños conforman la gran mayoría de la población civil afectada por el conflicto en el enclave que se disputan Armenia y Azerbaiyán desde hace décadas y donde los enfrentamientos se suceden desde finales de septiembre. Los constantes intentos para declarar un alto el fuego estable han fracasado, lo que incrementa todavía más la tensión de los más jóvenes al arruinar constantemente sus expectativas de un retorno al hogar.

Muchos de los niños de la ciudad armenia de Goris, el santuario que han visitado los cooperantes de Save the Children, "muestran signos de ansiedad y falta de sueño", especialmente aquellos que no tienen un familiar que les acompañe.

Save the Children también ha advertido de que se enfrentan a la imperiosa necesidad de conseguir artículos como ropa de abrigo y mantas ante la llegada del invierno.

"Tengo miedo de los disparos. Tengo miedo de los aviones", cuenta Aline, una niña de cinco años, a los profesionales de Save the Children. Levon, un niño de siete años, explica: "Estaba demasiado asustado. Espero que mi papá regrese sano y salvo porque me preocupa y le echo mucho de menos", ha añadido.

Save the Children también ha podido comprobar que las mujeres y las niñas son particularmente vulnerables. Además de la "clara angustia emocional" que manifiestan, tienen un acceso limitado a los servicios de salud sexual y reproductiva, así como a los suministros de higiene.

CIENTOS DE LLEGADAS DIARIAS

Dado el promedio de 400 a 600 llegadas diarias durante las últimas dos semanas de conflicto, los refugios en Armenia casi han alcanzado su capacidad máxima, según ha podido comprobar la organización.

Ahora mismo, la mayoría de los centros de educación infantil de Goris y las comunidades rurales se utilizan ahora como refugios, a pesar de que no tienen suficientes camas o instalaciones para bañarse, lo que agrava el impacto en el bienestar y la dignidad de los niños y las niñas.

"Algunos de los niños y las niñas han visto cosas terribles. Ahora que se acerca el invierno, las personas vulnerables que huyen del conflicto se enfrentan en condiciones de hacinamiento a la amenaza del frío y las enfermedades, especialmente dado el fuerte aumento de casos de coronavirus en la zona", ha explicado la directora de Save the Children para Europa del Este, Irina Sagoyan.

Por ejemplo, habitaciones de solo 12 metros cuadrados han acabado alojando a seis personas -- dos niños y cuatro adultos--, que se ven obligadas a compartir dos camas, entre constantes cortes de luz y sin calefacción.

"La mayoría de ellos vienen con nada más que una pequeña suma de dinero. Tienen que depender de alimentos y refugio gratuitos. Estas personas se enfrentarán a meses muy difíciles a menos que se aborden sus necesidades de inmediato", ha añadido.

Como medida de respuesta inmediata, Save the Children y sus socios locales han proporcionado apoyo psicosocial para niños, niñas y madres, kits de higiene, ropa de abrigo y kits con materiales para recién nacidos, como pañales, así como transferencia de efectivo para ayudar a cubrir las necesidades básicas de alimentación y ropa.

La organización ha considerado que solo un alto el fuego inmediato y duradero puede poner fin al sufrimiento de los niños y las niñas en Nagorno Karabaj y otras regiones afectadas. Por último, ha hecho un llamamiento a todas las partes en el conflicto para un cese de las hostilidades que garantice la seguridad y protección de toda la población civil.