Sídney impone restricciones en el uso de agua por la sequía por primera vez en la última década

Publicado 01/06/2019 5:15:44CET
El cambio climático afecta ya a un 70% de los españoles, según datos de AEMET
URV - Archivo

CAMBERRA, 1 Jun. (DPA/EP) -

Las autoridades de Sídney han impuesto este sábado restricciones en el uso del agua por primera vez en los últimos diez años, tanto para ciudadanos como para empresas, tras la ausencia de lluvias y la sequía que sufre esta región.

Así, el Gobierno de Nueva Gales del Sur ha emitido un comunicado en el que ha afirmado que las restricciones de agua de nivel uno se aplicarán a los más de cinco millones de personas que viven en esta región de Sídney.

En este sentido, aquellos ciudadanos que no cumplan las normas tendrán que pagar 220 dólares australianos (137 euros), mientras que las empresas abonarán la cantidad de 550 dólares (342 euros).

No obstante, el Gobierno ha señalado que habrá un periodo de prueba de tres meses para comenzar con esta iniciativa. Bajo esta restricción, los ciudadanos no podrán utilizar ni aspersores ni mangueras para regar el césped o limpiar sus vehículos.

La última vez que Sídney sufrió restricciones de agua fue en 2009. "El pronóstico más reciente de la Oficina de Meteorología predice precipitaciones inferiores a la media y temperaturas más altas para los meses de verano que son aquellos en los que se demanda más agua", ha destacado Melinda Pavey, Ministra de Agua y Vivienda de Nuevas Gales del Sur.

El Gobierno ha insistido en el descenso de los niveles de almacenamiento de las presas que han pasado de un 95 por ciento en 2017 a estar en el 53 por ciento esta semana. Melbourne impuso restricciones de agua en 2012 debido a la escasez de agua y adoptó un objetivo voluntario de uso diario de 155 litros por persona.

Las autoridades locales han informado de que mientras en Sidney los ciudadanos utilizaron una media de 210 litros diarios en 2018, en Melbourne fueron 161 litros diarios.

Para leer más