Siria se atribuye la operación en Deraa en la que murió el líder de Estado Islámico

Archivo - Un soldado de Siria en la localidad de Tel Tamer
Archivo - Un soldado de Siria en la localidad de Tel Tamer - -/SANA/dpa - Archivo
Publicado: viernes, 2 diciembre 2022 14:52

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Siria se han atribuido este viernes la operación de seguridad en la que murió el líder del grupo yihadista Estado Islámico, Abú al Hasán al Hashemi al Quraishi, y ha detallado que fue llevada a cabo el 15 de octubre en la localidad de Jasim, en la provincia de Deraa (sur).

Fuentes de seguridad citadas por la agencia estatal siria de noticias, SANA, ha indicado que Abú al Hasán es el 'nombre de guerra' de Abdelrahmán al Iraqi, alias 'Saif Baghdad', al tiempo que han agregado que murió en una operación lanzada "en cooperación con grupos civiles de Deraa".

Así, han recalcado que el líder de Estado Islámico "murió junto a todos los miembros de su grupo en un ataque contra su sede en Jasim", en medio de las dudas sobre la identidad de Abú al Hasán y la operación que se saldó con su muerte, confirmada el miércoles por el grupo yihadista.

Tras el anuncio de Estado Islámico, el Mando Central de Estados Unidos (CENTCOM) indicó que Abú al Hasán murió a mediados de octubre durante una operación del Ejército Libre Sirio (ELS) --respaldado por Turquía-- en la provincia de Daraa, en lo que describió como "otro golpe" al grupo terrorista, que ha perdido a tres líderes desde la muerte en 2019 de Abú Bakr al Baghdadi.

Estados Unidos no ha detallado por qué no anunció entonces la muerte del líder de Estado Islámico, lo que abre la puerta a la posibilidad de que el yihadista muriera durante una operación antiterrorista sin que entonces se le identificara como Abú al Hasán al Hashimi al Quraishi.

Por su parte, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), lideradas por la milicia kurdo-siria Unidades de Protección Popular (YPG) y apoyadas por Estados Unidos, recalcaron en un comunicado publicado en su página web que "no participaron en la operación que se saldó con la muerte del nuevo líder de Estado Islámico y no tienen nada que ver con ella, ya sea de forma directa o indirecta".

El líder de Estado Islámico ha muerto menos de un año después de ser nombrado para el cargo en sustitución de Abú Ibrahim al Hashimi al Quraishi, muerto durante una operación llevada a cabo por las fuerzas especiales estadounidenses en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria.

El anterior dirigente yihadista, Abú Bakr al Baghdadi, murió en 2019 en una operación estadounidense en esta misma zona del país árabe. Desde entonces, los líderes de Estado Islámico han mantenido un perfil muy bajo y, de hecho, ninguno de los dos últimos ha realizado comparecencias en público o declaraciones.

Más información