Actualizado 16/07/2007 22:05 CET

Siria/Israel.- Damasco pide seriedad a Olmert para negociar "una paz que ponga fin a la ocupación"

El ministro de Información recuerda el compromiso de Siria con la Conferencia de Madrid para la paz en Oriente Próximo

DAMASCO, 16 Jul. (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Ana Pisonero) -

El ministro de Información sirio, Mohsen Bilal, pidió hoy al primer ministro israelí, Ehud Olmert, "que sea serio" en su oferta de diálogo directo con el presidente sirio, Bashar al Assad, para negociar, dijo, "una paz que ponga fin a la ocupación", al recordar que ésta "es la madre de todos los problemas en Oriente Próximo".

En este sentido, el ministro explicó que Al Assad pronunciará "un discurso de Estado muy importante mañana sobre el programa de política interior, exterior, en el que habrá un aparte para la paz y para el proceso por la paz en la región, sobre el Golán, sobre Líbano, Irak y Palestina".

En una entrevista concedida a Europa Press, el ministro recordó que "la opinión pública española y europea reconoce el hecho de que Siria siempre ha trabajado y ha luchado para conseguir y lograr una paz duradera justa, que asegure a todos la estabilidad, la seguridad, la tranquilidad, y una paz que ponga fin a la ocupación: la del Golán sirio por parte de Israel que lo ocupa desde hace cuatro décadas, la de las Granjas de Sheba y la de las colinas de Keffer Shuba libanesas, así como la ocupación del territorio total palestino, incluido Jerusalén".

"La ocupación representa al fenómeno de la humillación y de la inestabilidad y también para nosotros la ocupación es una forma de terrorismo de Estado contra Siria, contra Líbano, contra los palestinos", destacó Bilal, motivo por el cual "Siria pide, como todos los países árabes que aprobaron la famosa iniciativa de paz árabe, votada durante la cumbre de la Liga Árabe en marzo de 2002 en Beirut y reconfirmada en la última cumbre en Riad" se aplique.

En este sentido, incidió en que "los 22 países árabes (que componen la Liga Árabe) están listos para firmar un protocolo de paz global con Israel, reconociendo cada parte a la otra, pero con la retirada de Israel hasta las fronteras del 4 de junio de 1967 y reconociendo al pueblo palestino su derecho a establecer el Estado palestino, con capital en Jerusalén Este, y el derecho de los refugiados palestinos a volver a su casa", cuestiones, que Bilal, insistió "son los elementos para la paz en Oriente Próximo" y que, en definitiva, tal y como quedó plasmado en la Conferencia de Madrid de 1991 la paz en la región exige "paz a cambio de territorios" sobre la base de las resoluciones del Consejo de Naciones Unidas.

"Nosotros estamos en un buen nivel de la negociación con Israel. Hemos conseguido (cerrar) más del 85% de la negociación para recuperar nuestro Golán", recordó el ministro, fruto de las anteriores negociaciones entre ambos países y que se vieron truncadas en el año 2000, cuando el entonces primer ministro israelí y actual ministro de Defensa, Ehud Barak, "no tuvo el coraje de firmar una conclusión de la Conferencia de Madrid con los sirios", lamentó Bilal.

El ministro reiteró "la petición siria" para negociar con Israel, si bien pidió "seriedad" a Olmert de quien dijo ser "el líder más débil de la historia de Israel, tal y como demostró una encuesta que le otorgó apenas un 2 por ciento de popularidad". Además de ser el israelí "un Gobierno débil", dijo, recordó que "el fracaso israelí después de su agresión contra Líbano y contra la resistencia libanesa que duró 33 días (el verano pasado de 2006) ha tenido como víctimas al ministro de Defensa, Amir Peretz, y al jefe del Estado Mayor del Ejército, Dan Halutz", ambos reemplazados, y además recordó que Israel ha vivido "un escándalo sexual del presidente Moshe Katsav y del ministro de Justicia, Haim Ramon".

El titular de Información sirio subrayó, en declaraciones a Europa Press, la existencia de "un terremoto en el Gobierno de Israel" que hace difícil para los sirios confiar en el actual Ejecutivo israelí para "renovar las negociaciones por la paz y renovar la Conferencia de Madrid desde el punto alcanzado del 85% para terminar en el cien por cien". "Esta es la visión siria", aseguró, si bien admitió que "el Gobierno israelí es tan débil que para decir la verdad nosotros no tenemos confianza en este Gobierno ni en Olmert", explicó.

"Los sirios somos gente muy seria y no creemos en presumir. Hemos empezado en Madrid una conferencia histórica y estamos a favor de reabrirla. Tenemos confianza en los españoles, somos amigos, estamos en familia", explicó el ministro, por lo que subrayó que Siria apuesta "por el modelo de Madrid" y no por "la parafernalia del modelo Sadat", en alusión al ex presidente egipcio cuando éste escenificó el proceso de paz entre Egipto e Israel ante la Knesset.

PAPEL DE SIRIA EN LA REGIÓN

El ministro de Información sirio consideró que "sin duda, Siria es un país llave y clave en Oriente Próximo, en Irak, en Palestina y en Líbano", algo que a su juicio "todo el mundo reconoce", si bien matizó que Washington "tiene dificultad" para también reconocerlo "porque Siria ha resistido contra la iniciativa de guerra angloamericana en Irak".

Asimismo, incidió en el "tremendo error cometido por esta Administración de Estados Unidos destruyendo Irak y haciendo una guerra tremenda contra Irak como Estado". "Nosotros estamos en contra de esta guerra y estamos apoyando un Irak fuerte, unido y con un Gobierno de unidad nacional que represente a todos los iraquíes", explicó Bilal, al tiempo que manifestó el apoyo de Siria "a la reconciliación de la población de todos los sectores y para impulsar una agenda de retirada de todas las tropas extranjeras de territorio iraquí". "Esta es la política de Siria", subrayó.

Respecto a las relaciones con Líbano, el ministro explicó la postura siria de que con el país vecino "formamos una familia en dos países independientes" y lamentó que Siria, tras evacuar sus tropas en noviembre de 2005 dejaran "un Líbano como Estado verdadero y respetable y ahora vemos cómo es víctima de una inestabilidad, inseguridad y víctima de una división tremenda". "El parentesco entre sirios y libaneses es del cien por cien. No hay una familia que no tenga pariente en Siria y viceversa", recordó.

"Siempre hemos invitado a los hermanos libaneses a formar un Gobierno de unidad nacional", explicó e incidió en que el Gobierno del primer ministro, Fuad Siniora, debe reconocer a la oposición interna en Líbano, destacando la iniciativa de Francia estos días para "para reunir a las partes".

"Nosotros estamos por una reconciliación nacional y un consenso libaneses que resulten en la formación de un Gobierno que represente a todas las facciones libanesas", explicó, a fin de contar Damasco, dijo, con un interlocutor "unido, sano, y con un Gobierno que represente a todos".

Modelo de unidad que Siria, explicó Bilal, también apoya para resolver el conflicto entre facciones palestinas. "Nosotros estamos en contra del conflicto entre palestinos en la Franja de Gaza y apoyamos la formación de un Gobierno de unidad nacional palestino porque esto es un instrumento que puede resistir contra el Gobierno de ocupación israelí.". Y tras recordar que Hamás fue "elegido como Gobierno representante de los palestinos" en las pasadas elecciones, Bilal lamentó que "Occidente y el presidente Bush dicen que quieren democratizar esta región", ironizando sobre el "tipo de democracia" que pretenden implantar, subrayó, "si no aceptan los resultados de las elecciones".