Actualizado 04/12/2014 11:47 CET

Siria rechaza las acusaciones de EEUU de tener como objetivo de sus bombardeos a la población civil

BEIRUT, 28 Nov. (Reuters/EP) -

Siria ha rechazado las acusaciones "fabricadas" por Estados Unidos que apuntan a que sus ataques aéreos están teniendo como objetivo a la población civil y ha recomendado a Washington que haría bien en centrarse en criticar a los milicianos del Estado Islámico que han matado a ciudadanos estadounidenses.

"El Departamento de Estado de Estados Unidos debería haber mostrado respeto por las almas de las víctimas estadounidenses que han muerto a manos de los terroristas del Estado Islámico y no centrarse en fabricar acusaciones dirigidas hacia el Estado sirio", ha criticado el ministro de Información sirio, Omran al Zoubi, en declaraciones a la agencia estatal de noticias SANA. Tres civiles estadounidenses --dos periodistas y un trabajador humanitario-- han sido decapitados por el grupo yihadista.

El Departamento de Estado de Estados Unidos se mostró el miércoles "horrorizado" ante los bombardeos del Gobierno sirio en la provincia de Raqqa con los que, según explicaron, han acabado con la vida de "decenas de civiles y han demolido las zonas residenciales".

"El Ejército de Siria no tiene como objetivo a los civiles y no lo tendrá", ha dicho Al Zoubi. Además ha asegurado que Washington obtiene las informaciones con las que fundamenta sus acusaciones de "organizaciones terroristas" en Siria como el Estado Islámico y del frente Al Nusra, filial de Al Qaeda.

BOMBARDEOS CONTRA EL ESTADO ISLÁMICO

La provincia de Raqqa se presenta como el centro de operaciones del Estado Islámico en Siria. Allí, tanto el Ejército sirio, como las fuerzas internacionales lideradas por Estados Unidos, están bombardeando objetivos aunque en campañas separadas. Ambos han asegurado que se están llevando a cabo contra los islamistas radicales, pero el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha denunciado la muerte de 95 civiles en la zona.

Estados Unidos ha respaldado a los rebeldes antigubernamentales y quiere entrenarlos y equiparlos para conseguir frenar a los yihadistas.

El Gobierno del presidente Bashar al Asad ha definido a todos los opositores de su Gobierno como extremistas. "Cada uno tiene que elegir entre dos opciones: o están con el terrorismo del Estado Islámico, el Frente Nusra y otros, o luchan contra el terrorismo", ha advertido Al Zoubi.

Según los datos de Naciones Unidas, unas 200.000 personas han muerto en la guerra civil de Siria desde que comenzará en 2011.

Para leer más