Sondland recalca que hubo intercambio de favores con Ucrania y que todos seguían "órdenes" de Trump

Actualizado 20/11/2019 23:25:25 CET
Gordon Sondland, con corbata azul, acompañado por Rick Perry
Gordon Sondland, con corbata azul, acompañado por Rick Perry - Thierry Monasse

Trump considera que, tras el testimonio de Sondland, "la caza de brujas se ha terminado"

WASHINGTON, 20 (EUROPA PRESS)

El embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, Gordon Sondland, ha asegurado este miércoles que sí existió un intercambio de favores ('quid pro quo') para forzar a Ucrania a impulsar una investigación sobre Hunter Biden, el hijo del exvicepresidente de Estados Unidos Joe Biden, al tiempo que ha señalado que todas las gestiones diplomáticas en este sentido se hicieron siguiendo "órdenes del presidente" de Estados Unidos, Donald Trump.

En la declaración por escrito que ha remitido a la Cámara de Representantes en el marco de la investigación del proceso de destitución parlamentaria (impeachment) contra Trump, Sondland se ha reafirmado en su declaración anterior y ha dicho que hubo un "quid pro quo" porque el Gobierno norteamericano paralizó la ayuda militar a Ucrania a la espera de que el Ejecutivo ucraniano anunciara públicamente que investigaría a Hunter y Joe Biden.

Además, ha asegurado que tanto el Departamento de Estado como el Consejo de Seguridad Nacional y la Casa Blanca eran plenamente conscientes de los "esfuerzos" que se estaban realizando con Ucrania, para obligar a las autoridades de este país a impulsar la investigación sobre los Biden.

En este sentido, Sondland ha dicho que el secretario de Estado, Mike Pompeo, el anterior asesor de Seguridad Nacional John Bolton y altos cargos de la Casa Blanca sabían que el abogado personal de Trump, Rudolph Giuliani, estaba realizando gestiones en ese sentido con las autoridades ucranianas.

"Sabían lo que estábamos haciendo y por qué", ha señalado Sondland, en la declaración remitida a la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, según informa la cadena de televisión estadounidense CBS. "Todos estaban al tanto. No era secreto", ha indicado.

El embajador ha negado que existiera una "diplomacia paralela" para estas gestiones con Ucrania y ha dicho que él no quería trabajar con el entonces enviado especial para Ucrania, Kurt Volker, y con el actual secretario de Energía estadounidense, Rick Perry, pero que se vio obligado a hacerlo.

La oficina de Perry ha respondido a Sondland mediante un comunicado en el que le acusa de "malinterpretar" las interacciones del secretario de Energía con Giuliani, así como las órdenes que recibió de Trump. Según el Departamento de Energía, Peey y el abogado hablaron solamente una vez a petición del presidente. "En ningún momento, ni antes, ni durante ni después, aparecieron las palabras 'Biden' o 'Burisma' en esa conversación telefónica", ha aseverado.

"SEGUIMOS LAS ÓRDENES DEL PRESIDENTE"

"Nosotros seguimos las órdenes del presidente", ha señalado para justificar el hecho de que él trabajara junto con Volker y Perry en contacto directo con Rudolph Giuliani, que no tiene cargo alguno en el Gobierno y es únicamente al abogado personal de Trump.

Asimismo, ha contado que habló con el vicepresidente, Mike Pence, en septiembre y le dijo que la ayuda a Ucrania parecía bloqueada por la petición de investigaciones. "El vicepresidente asintió, escuchó lo que dije y eso fue todo", ha comentado.

En este sentido, desde la oficina de Pence han desmentido que se produjera dicho encuentro. "El vicepresidente nunca mantuvo una conversación con Gordon Sondland sobre investigar a los Biden, Burisma (la empresa para la que trabajaba Hunter Biden), o la concesión condicionada de ayuda financiera a Ucrania en base a las potenciales investigaciones", ha defendido su jefe de Gabinete, Marc Short, que ha asegurado que "la supuesta discusión nunca se produjo".

Además, Sondland ha ofrecido algunos mensajes que intercambió con Pompeo sobre sus esfuerzos, en los que el secretario de Estado parece dar su visto bueno. "Estás haciendo un trabajo magnífico, sigue trabajando en ello", le dijo a Sondland a principios de septiembre en un correo electrónico citado por el embajador en su testimonio.

"UN MOMENTO IMPORTANTE"

Sondland es un testigo clave en la investigación del 'impeachment' y su testimonio ha cobrado mayor importancia desde que decidió cambiar su versión para pasar a confirmar que sí que hubo un "quid pro quo" para que Trump consiguiera que Ucrania impulsara una investigación sobre el que podría ser su principal rival político en las presidenciales de 2020, Joe Biden.

Trump ha denunciado en reiteradas ocasiones que el 'impeachment' es una caza de brujas y ha subrayado que la investigación debería suspenderse porque no hubo "quid pro quo", una afirmación que rechaza Sondland en sede parlamentaria.

Preguntado por el testimonio de Sondland por los periodistas, el mandatario ha dicho que no le conoce "muy bien" y que no ha "hablado mucho con él". "No es un hombre al que conozca mucho aunque parece un tipo majo", ha añadido.

Horas después, Trump ha hecho una teatral representación ante la prensa en la que se ha ceñido al testimonio escrito de Sondland, según el cual preguntó al magnate neoyorquino qué quería en Ucrania y le contestó: "No quiero nada, no quiero un 'quid pro quo', dile al presidente Zelenski que haga lo correcto".

En su opinión, la declaración de Sondland implica que "la caza de brujas se ha terminado". "Esta caza de brujas debe acabar ahora, es muy mala para el país", ha reclamado Trump en Twitter.

Por su parte, el presidente de la comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, ha destacado que el testimonio de Sondland es un "momento importante" en el marco de la investigación para el posible 'impeachment' de Trump.

"Va al corazón de la cuestión del soborno, así como otros importantes potenciales delitos y conductas indebidas", ha resaltado en declaraciones a la prensa. "Pero también hemos escuchado por primera vez que esta conspiración era generalizada", ha afirmado.

"PATÉTICO INTENTO" DE LOS DEMÓCRATAS

Por su parte, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, ha indicado que "si bien gran parte del testimonio de Sondland está relacionado con sus suposiciones y creencias, en lugar de hechos, ha testificado que Trump nunca le dijo que una reunión en la Casa Blanca o la ayuda a Ucrania estuviera relacionada con un comunicado de Zelenski".

"Durante la desesperada investigación de 'impeachment' de los demócratas, hemos escuchado mucho rumos, conjetura o especulación sobre si el presidente retuvo ayuda militar a Ucrania en base a un 'quid pro quo'", ha resaltado.

"Los demócratas intentaron, y han fracasado en su intento, montar su caso utilizando pruebas poco relevantes e indirectas. Este país merece algo mejor", ha criticado Grisham en un comunicado publicado en la página web de la Casa Blanca.

Así, ha recalcado que "las pruebas directas escuchadas en estas vistas dejan claro que las acusaciones de los demócratas son infundadas y un patético intento de derribar (los resultados de) las elecciones de 2016".

"En su llamada del 25 de julio a Zeleknski, Trump no condicionó ninguna parte de la relación entre Estados Unidos y Ucrania a un 'quid pro quo'", ha dicho, antes de recordar que el mandatario "publicó hace meses una transcripción de la llamada para poner fin a las especulaciones".

Grisham ha adelantado que "los hechos claramente no cambiarán los intentos de los demócratas de acosar a este presidente y difundir peligrosas teorías de la conspiración en los pasillos del Congreso y todo el país".

"Es triste que la presidenta (de la Cámara de Representantes, Nancy) Pelosi, el congresista Schiff y el resto de demócratas de la Cámara sigan centrados en esta farsa del 'impeachment' en lugar de trabajar en favor del pueblo estadounidense, al que supuestamente representan", ha remachado.

Contador