Sudán.- Las autoridades sudanesas detienen por unas horas a activistas de DDHH, incluido un representante de Amnistía

Actualizado 25/01/2006 17:42:40 CET

LONDRES, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades sudanesas detuvieron el pasado fin de semana a varios defensores de Derechos Humanos que asistían como delegadas a un foro de organizaciones no gubernamentales (ONG) celebrado en Jartum. Los detenidos, entre los que figura un representante de Amnistía Internacional, fueron liberados horas más tarde. Las autoridades justificaron las detenciones con el argumento de que la reunión era "inoportuna" por coincidir con la celebración en Jartum de la cumbre de la Unión Africana.

"Se trataba de una reunión transparente, cuya celebración ya conocían las autoridades, de personas que trabajan para lograr la paz y la justicia en la región", declaró el director del Programa Regional de Amnistía Internacional para África, Kolawole Olaniyan.

"Detener y acosar a defensores de los Derechos Humanos constituye una clara infracción de las obligaciones de Sudán en virtud de las normas internacionales y regionales, como el Acta Constituyente de la Unión Africana", prosiguió, citado en un comunicado de la organización. "Los actos del Gobierno han menoscabado la credibilidad y la autoridad de la Unión Africana", añadió.

El foro de ONG había congregado a organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales, dos representantes de las Naciones Unidas y varios representantes de la Comisión Europea. El evento se estaba celebrando simultáneamente a la reunión de la Unión Africana con el propósito de debatir los asuntos relacionados con la paz y la justicia que afectan a la región.

Todo sucedió en la tarde del domingo, cuando miembros de las fuerzas de seguridad vestidos de civil irrumpieron en el edificio donde se estaba celebrando el foro de ONG. Los agentes de seguridad ordenaron a todos los asistentes que apagaran los teléfonos móviles, dijeron que la reunión no estaba "autorizada" y exigieron los nombres de todos los participantes.

A continuación ordenaron a los asistentes, que aproximadamente sumaban 40 personas, que entregaran todos los documentos y ordenadores portátiles que tuvieran en su poder. A quienes se resistieron, los agentes de seguridad les quitaron los bolsos a la fuerza. Estallaron pequeños enfrentamientos, y fue entonces cuando entraron más efectivos de seguridad en el recinto y rodearon la sala.

En torno a las nueve de la noche, según Amnistía, las fuerzas de seguridad pretendieron liberar a las personas que representaban a grupos internacionales y mantener retenidas a las de nacionalidad sudanesa. Los participantes internacionales se opusieron, ya que temían por la seguridad de los sudaneses si se quedaban allí. Finalmente los llevaron a todos a la puerta principal y, después de otro intento infructuoso de separar ambos grupos, los dejaron en libertad.

Tras la liberación de todos los participantes, la Sección Política de la Seguridad Nacional telefoneó a dos de ellos para pedirles que se reunieran con funcionarios de seguridad. Se trata de Faisal al Baqir, de 49 años, periodista autónomo, miembro de Reporteros Sin Fronteras y asociado a la Organización Sudanesa contra la Tortura, y del doctor Nagib Najmedin, de 60 años, copresidente de la reunión y director de dos ONG locales.

Ambos se reunieron con el director de la Sección Política de la Seguridad Nacional de Sudán, Saleh al Obeid, quien les explicó que, si bien la reunión de ONG no tenía nada de malo, sí era "inoportuna", lo que presumiblemente significaba que su celebración podía exaltar algunos ánimos dada la extrema delicadeza de los asuntos tratados en la cumbre de la Unión Africana, que se celebró esta semana precisamente en Jartum.