Actualizado 02/03/2016 23:00 CET

El Supremo abre un proceso por corrupción contra el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil

Eduardo Cunha
UESLEI MARCELINO / REUTERS

BRASILIA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Supremo Tribunal Federal (TSF) de Brasil ha decidido por mayoría de sus magistrados abrir un proceso judicial por corrupción contra el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, el principal impulsor del juicio político ('impeachment') contra la presidenta del país, Dilma Rousseff, según ha informado la prensa local.

El TSF ha admitido parcialmente la denuncia presentada por el procurador general, Rodrigo Janot, que había acusado a Cunha de corrupción y blanqueo de capitales por cobrar comisiones a cambio de la concesión de contratos públicos de Petrobras.

El relator de la 'Operación Lava Jato' --que investiga la trama en Petrobras-- en el STF, Teori Zavascki, ha considerado que Janot ha aportado "elementos sólidos" conducentes a probar que Cunha y su "correligionaria" Solange Almeida se habrían sumado al cobro de sobornos entre los años 2010 y 2011.

Sin embargo, Zavascki ha rechazado la parte de la denuncia que acusaba a los dos políticos de participar desde el principio en este "engranaje criminal", es decir, desde 2006, lo que en la práctica supone rebajar el cargo de lavado de dinero.

Janot sostiene que Cunha y Almeida participaron en la contratación de dos navíos-sonda de la empresa coreana Samsung Heavy Industries, valorados en 1.000 millones de dólares y que se beneficiaron de los 40 millones de dólares en "comisiones" que generó.

La divergencia radica en que el procurador general sostiene que Cunha y Almeida estaban en "sobornolandia" desde el inicio, mientras que el relator del STF cree que intervinieron aprovechando un problema jurídico que puso en cuestión la validez de los contratos.

"Estoy absolutamente tranquilo porque estoy con la verdad y con la inocencia", ha dicho Cunha en declaraciones recogidas por 'O'Globo'. "No tengo nada de que preocuparme", ha considerado, recordando que ya fue investigado por los tribunales brasileños en 2013 y fue absuelto.

Cunha ha adelantado que no dimitirá. "No hay ninguna razón para apartar del cargo a alguien porque esté siendo investigado" por la justicia, ha sostenido.

Al margen de las pesquisas por 'Lava Jato', Cunha es el protagonista de una investigación en el Consejo de Ética de la Cámara de Diputados por sus supuestas cuentas bancarias en Suiza.

Para leer más