Suspendido el segundo juicio por genocidio contra el exdictador Ríos Montt

Publicado 06/01/2015 1:53:49CET

CIUDAD DE GUATEMALA, 6 Ene. (Reuters/EP) -

El segundo juicio por genocidio contra el exdictador guatemalteco José Efraín Ríos Montt ha sido suspendido este lunes después de que su equipo de defensa recusara a una de las tres juezas que llevan el proceso al considerar que no sería imparcial.

El militar, de 88 años de edad, llegó a la Torre de Tribunales del Organismo Judicial en una ambulancia y fue trasladado en una camilla y cubierto con una manta para hacer frente un nuevo proceso judicial por delitos de genocidio y crímenes contra la Humanidad.

Los abogados de Ríos Montt habían pedido que el acusado no asistiera a la primera audiencia argumentado razones de salud, lo que fue rechazado por la presidenta del tribunal, Irma Valdés, quien le dio un plazo de 60 minutos para presentarse ante el tribunal.

Tras ello, Valdés fue recusada por la defensa para que se separe del proceso argumentando que había emitido opinión sobre el caso en una tesis académica, lo cual debe ahora ser validado por una sala de apelaciones para posteriormente buscar un juez suplente que ocupe el cargo y siga adelante con el juicio.

Junto al exdictador está siendo juzgado el exdirector de Inteligencia José Francisco Rodríguez Sánchez por genocidio contra los indígenas de la etnia ixil en 1982.

En mayo de 2013 Ríos Montt fue condenado a 80 años de prisión y Rodríguez Sánchez fue absuelto, pero la condena fue revocada por la Corte Constitucional (CC) que consideró que se había violado el derecho a la defensa del exdictador.

Además, ese mismo mes el Congreso guatemalteco aprobó el plan de Reconciliación Nacional 3-2014, que niega la existencia del genocidio que tuvo lugar en el país entre 1960 y 1996 para no poner en riesgo "la paz y la armonía de los ciudadanos".

Cientos de personas de Quiché, en el norte de Guatemala, donde viven ixiles, han llegado este lunes a la sala del Tribunal B de Mayor Riesgo y el abogado Edgar Pérez, de la Asociación para la Justicia y Reconciliación, ha solicitado cambiar el juicio a una sala de mayor tamaño para dar cabida a los asistentes.