Publicado 20/05/2015 19:01:16 +02:00CET

Tailandia anuncia que no expulsará a los inmigrantes que se encuentren en sus aguas

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Tailandia ha anunciado a última hora de este miércoles que no expulsará de sus aguas a las embarcaciones con inmigrantes que hayan quedado atrapados en ellas tras haber sido abandonados por las mafias de traficantes de personas, después de que horas antes Malasia e Indonesia aceptaran acoger en su territorio a los alrededor de 7.000 inmigrantes y refugiados que se estima estaban a la deriva en la zona.

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores tailandés ha asegurado que el país "da gran importancia a la asistencia humanitaria y no repelerá a los inmigrantes atrapados en aguas territoriales tailandesas".

El documento se refiere concretamente a la reunión que han mantenido este miércoles en Malasia los ministros de Exteriores de los tres países durante la que se ha defendido la necesidad de una "solución integral y esfuerzos concertados para abordar el incremento sin precedentes de la inmigración irregular en la región".

El ministro de Exteriores tailandés, el general Tanasak Patimapragorn, ha incidido en que la situación requiere una "respuesta inmediata" para la protección de los inmigrantes pero con un peso compartido a nivel internacional y en función de las respectivas leyes nacionales.

Igualmente, ha defendido que hacen falta "soluciones sostenibles a medio y largo plazo" y un trabajo conjunto de los países de origen, tránsito y destino y de la comunidad internacional en su conjunto, puesto que la solución de este problema "no debería dejarse a un país solo".

"Para explorar la posible cooperación de los países afectados y organizaciones internacionales, Tailandia celebrará una reunión especial sobre migración irregular en el océano Índico el 29 de mayo en Bangkok", a la que asistirán 17 países.

Tras la reunión de esta mañana, los gobiernos de Malasia e Indonesia han asegurado en un comunicado conjunto que ofrecerán una acogida temporal a unos 7.000 inmigrantes que han permanecido durante días navegando a la deriva cerca de sus aguas.

En mayo, han llegado más de 3.000 inmigrantes a las costas de Malasia e Indonesia. Los inmigrantes que viajaban a la deriva son principalmente musulmanes rohingyas de Birmania y bangladeshíes que han huido de la persecución y la pobreza que sufren en sus países.

"Lo que hemos dejado claro es que solo rescataremos a estas personas en alta mar", ha afirmado el ministro de Exteriores de Malasia, Anifah Aman. "Bajo ninguna circunstancia se puede esperar que acojamos más si hay más llegadas", ha advertido.

En su comunicado conjunto, los gobiernos de Malasia y de Indonesia han afirmado que van a dar a los inmigrantes "realojamiento y repatriación", un proceso que será llevado a cabo "en un año" por parte de la comunidad internacional.

Para leer más