Los talibán estrechan su cerco sobre los grandes campos petroleros del norte del país

Pozos de petróleo en Afganistán
REUTERS / NASEER AHMED
Publicado 04/01/2019 15:09:18CET

MAZAR I SHARIF (AFGANISTÁN), 4 Ene. (Reuters/EP) -

Los residentes de Sar e Pul, capital de la provincia afgana del mismo nombre, han dado la voz de alarma ante el cerco del que están siendo objeto por parte de los talibán, que han comenzado en los últimos días una nueva ofensiva para dominar los yacimientos petroleros del norte del país y en la que han fallecido decenas de integrantes de las fuerzas de seguridad.

"La situación en la provincia de Sar e Pul es alarmante", ha declarado el gobernador provincial Zabiulá Amani. "Nos han prometido que nos van a mandar refuerzos desde la ciudad pero hasta el momento no hemos recibido a nadie", ha añadido.

De momento se sabe que unos 40 policías y militares afganos han muerto o han resultado heridos en combates que comenzaron el pasado martes. "Son ataques de enorme envergadura y hemos tenido que desplegar una fuerza de protección especial aunque, hasta el momento, no han recibido ningún tipo de equipo avanzado", ha declarado Amani.

El objetivo de los talibán son los pozos del campo de Angot, a unos 11 kilómetros al este de la ciudad, desarrollados durante la era de la invasión soviética. Allí todavía quedan activos ocho pozos. "Y son importantes no solo para la provincia sino para el país entero", ha avisado el gobernador.

La captura de los pozos supondría un duro golpe al Gobierno y supondría una inyección a las arcas de los talibán -- que ya cobran impuestos y extraen beneficios de la minería y del cultivo de opio --.

En respuesta a las quejas de las autoridades locales, el asesor del Ministerio del Interior Amrulá Salé ha confirmado el envío inminente de refuerzos "pero que existe una alerta es innegable".

Uno de los residentes de la ciudad, Hekmat Haidari, ha confirmado que la seguridad es precaria desde que los talibán intensificaron sus operaciones. Además, avisa de que los insurgentes "no tendrán ningún problema en destruir los pozos si ven que son incapaces de capturarlos", ha dicho.

Contador