Timor.- El ministro australiano de Exteriores descarta a Indonesia como responsable de la violencia en Timor

Actualizado 03/06/2006 9:32:20 CET

DILI, 3 Jun. (EP/AP) -

El ministro australiano de exteriores, Alexander Downer, ha declarado durante su visita a Dili, la capital de Timor Oriental, que no había encontrado "ningún tipo de evidencia" que sugiera que Indonesia tiene algo que ver en la ola de violencia que asola la nación del Pacífico.

El primer ministro de Timor, Mari Alkatari, apuntó hoy sábado a ex miembros de las milicias pro indonesias que arrasaron el país en 1999 como los responsables de algunos de los recientes brotes de violencia en la capital.

Alkatari, que ha rechazado presentar su dimisión ante las críticas que le apuntan como responsable directo del conflicto entre Gobierno y rebeldes, afirmó que "algunos exmilicianos están detrás de los incendios provocados, la violencia y el desorden civil"

Las milicias leales a Indonesia provocaron numerosos desordenes en el país cuando decidió desvincularse del Gobierno de Yakarta. Durante el último mes, los combates se han cobrado la vida de al menos 30 personas.

Por su parte, el ministro australiano de Exteriores, Alexander Downer, llegó a las 02.00 h. de la madrugada --hora peninsular española-- a Timor para entrevistarse con los principales miembros del Gobierno, incluyendo al presidente del país, Xanana Gusmao, para "supervisar las labores de pacificación y supervisar la distribución de la ayuda a los refugiados", según afirmó Downer antes de partir.

Australia ha enviado a 1.300 soldados al país tras las violentas disputas. El comandante de las tropas australianas desplegadas en Timor Oriental, brigadier Mick Slater, afirmó ayer que hay signos de que parte de la violencia que está viviendo Dili está siendo "coordinada entre bastidores".

"Ha habido un elemento de violencia oportunista, pero también ha habido signos de que un cierto número de estas acciones han sido coordinadas entre bastidores", declaró Slater a la prensa, si bien no quiso identificar quién podría estar coordinando la violencia.

Asimismo, dijo que las condiciones en Dili todavía no son las adecuadas como para reunir a las partes rivales a que mantengan conversaciones. Timor vive desde la semana pasada una ola de violencia a raíz de los enfrentamientos entre un grupo de soldados rebeldes expulsados del Ejército y las fuerzas del orden.