Tres años de arresto domiciliario para un activista a favor de la eutanasia por la muerte de tres personas en Sudáfrica

Publicado 19/06/2019 20:41:19CET

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un activista a favor de la eutanasia ha sido condenado este miércoles en Sudáfrica a tres años de arresto domiciliario por su papel en la muerte de tres personas que pidieron ayuda para poner fin a su vida.

El tribunal ha aceptado el acuerdo entre el activista, Sean Davison, y la Fiscalía para declararse culpable del asesinato premeditado de estas tres personas, que contempla que no cumplirá la pena en prisión.

La defensa de Davison ha resaltado que el activista no considera que haya hecho nada mal, dado que actuó a petición de las tres personas, que se encontraban incapacitadas o extremadamente enfermas.

Davison, de 57 años y nacido en Nueva Zelanda, es el fundador de la organización DignitySA. El hombre fue detenido en septiembre de 2018 tras la muerte de su amigo Anrich Burger en 2013, que quedó tetrapléjica tras un accidente de coche.

La madre de Burger ha defendido que el activista "no debería ser juzgado" ya que "su hijo quería morir". "Él le ayudó porque era incapaz de hacerlo por si mismo debido a su incapacidad física", ha señalado, según el portal local de noticias News24.

El activista, arrestado en Nueva Zelanda en 2010 por participar en la eutanasia de su madre, enferma terminal de cáncer, ha reconocido que ayudó a su amiga a morir, así como a Justin Varian y Richard Holland.

Robin Varian, hermano de Justin, ha resaltado también que el fallecido "sufrió durante mucho tiempo y quería elegir cuando morir y hacerlo con algún tipo de dignidad".

La familia de Holland había comunicado igualmente al tribunal que "no quiere que el acusado sea juzgado" y resaltó que Richard "no tenía calidad de vida y expresó su deseo de morir en numerosas ocasiones".

El activista ha dicho saber que "mucha gente estará decepcionada" por su decisión de aceptar el acuerdo con la Fiscalía para no ir a juicio. "Si lo hubiera hecho podría haber sido declarado no culpable, lo que llevaría a un cambio legislativo", ha reconocido.

"Por contra, hacía frente a tres cadenas perpetuas y había mucho en juego. Tengo tres hijos pequeños y ellos quieren un padre, no un mártir", ha remachado, según el citado porta.

Davison ayudó en los años noventa a la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Sudáfrica, encabezada por el arzobispo Desmond Tutu, a identificar los restos de activistas contrarios al Apartheid asesinados.

Contador

Para leer más