El Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia cierra sus puertas tras más de 20 años de trabajo

Ceremonia de clausura del TPIY
REUTERS / UNITED PHOTOS
Actualizado 21/12/2017 17:34:13 CET

LA HAYA, 21 Dic. (Reuters/EP) -

El Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) ha celebrado este jueves una ceremonia de clausura, ante su inminente cierre, el próximo 31 de diciembre, tras 24 años de ejercicio en los que ha juzgado y condenado a importantes criminales de guerra.

El TPIY inició su andadura en 1993, cuando la guerra en los Balcanes aún no había concluido. En estas dos décadas ha sentado en el banquillo a los líderes políticos y militares de las masacres en la antigua Yugoslavia, como Slodoban Milosevic, Radovan Karadzic y Ratko Mladic.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha destacado que el TPIY ha servido para arraigar en la "conciencia colectiva" la necesidad de que los responsables de los crímenes más graves rindan cuentas, si no es en sus propios países, ante la Justicia internacional.

Sin embargo, el fiscal Serge Brammertz ha lamentado que, a pesar de sus logros, el TPIY no ha podido cerrar las heridas de la guerra. "En toda la región hay criminales de guerra que siguen viéndose como héroes mientras las víctimas son ignoradas", ha lamentado.

A este balance agridulce hay que sumar el escándalo con el que se despide. En uno de sus últimos casos, el general bosniocroata Slodoban Praljak se suicidó bebiendo cianuro de un frasco que había conseguido esconder en la chaqueta de su traje después de que el TPIY ratificara su condena a 20 años de cárcel.

Los casos pendientes, así como las apelaciones, pasarán al Mecanismo Internacional Residual para los Tribunales Penales --creado por la ONU--, que no podrá atender nuevas acusaciones, limitándose a ventilar los trámites en curso a 31 de diciembre.