Trump acusa a México de "no hacer nada" ante la inminente partida de la "caravana madre"

EEUU.- La Patrulla Fronteriza de EEUU libera a 50 migrantes detenidos en la fron
REUTERS / HANNAH MCKAY - Archivo
Actualizado 28/03/2019 20:59:04 CET

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha acusado este jueves a México de "no hacer nada" contra la inmigración ilegal, ante la conformación de una nueva caravana de migrantes centroamericanos que podría sumar hasta 20.000 personas, "la caravana madre".

"Tenemos conocimiento de que se está conformando una nueva caravana en Honduras, la llaman 'caravana madre'", ha dicho este mismo jueves la secretaria de Gobierno de México, Olga Sánchez Cordero, que estima que podría llegar a las 20.000 personas, según informa el diario local 'El Universal'.

Sánchez Cordero ha indicado que, junto a las autoridades estadounidenses, el Gobierno mexicano trabaja para identificar a las mafias de tráfico de personas que estarían detrás de esta nueva columna centroamericana. La ministra de Interior ha subrayado que cada migrante representa un beneficio de entre 2.000 y 6.000 dólares para los traficantes.

Por otro lado, ha anunciado de que en estos momentos hay un grupo de haitianos y cubanos atravesando Colombia y Panamá que en los próximos días llegará a la frontera sur de México, donde ya hay más de 2.000 isleños varados por el cierre de la oficina de migración en el lugar a causa de un caso de corrupción.

"México no está haciendo NADA para ayudar a frenar el flujo de migrantes ilegales hacia nuestro país. Hablan pero no hay acciones", ha escrito el presidente estadounidense en su cuenta oficial de Twitter. "¡Puede que cerremos la frontera sur!", ha añadido.

"Igualmente", ha continuado Trump, "Honduras, Guatemala y El Salvador han cogido nuestro dinero durante años y no han hecho nada".

En los últimos años, Trump ha amenazado varias veces con cerrar la frontera con México y cortar la ayuda estadounidense a Honduras, Guatemala y El Salvador si no actúan de forma contundente contra sus emigrantes.

El malestar de Trump obedece a las caravanas de migrantes centroamericanos que en octubre pusieron rumbo a Estados Unidos y que han generado una crisis humanitaria en la frontera con México, donde han sido frenados por las fuerzas de seguridad estadounidenses, en un despliegue sin precedentes.

Esta nueva ola migratoria ha permitido al mandatario norteamericano retomar su plan para construir un muro en la frontera de Estados Unidos con México, si bien el Congreso se ha negado a proporcionarle el dinero necesario, lo que llegó a provocar un cierre parcial de la administración federal.

UNA RELACIÓN "MUY RESPETUOSA"

Interrogado sobre las declaraciones de Trump en la rueda de prensa diaria, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha reiterado que su Gobierno está dispuesto a ayudar "en todo lo que podamos" a Estados Unidos a gestionar los flujos migratorios.

"Desde luego, respetamos la postura del presidente Trump, y vamos a ayudar. No es decir: 'Este es un problema de Estados Unidos o es un problema de los países centroamericanos'. No, nos corresponde a nosotros los mexicanos. No, vamos a ayudar", ha dicho.

AMLO, como le ha bautizado la prensa mexicana, ha subrayado la necesidad de combatir las mafias de tráfico de personas para evitar violaciones de los Derechos Humanos contra los migrantes, y para ello ha pedido "que haya más cuidado de todos los países, no solo de México".

López Obrador ha vuelto a defender que la única manera de luchar contra la inmigración ilegal es atacando sus causas profundas. "Si están creciendo los flujos migratorios es porque no hay opciones, no hay alternativas en Centroamérica, y hay que procurar que se les brinden oportunidades de trabajo, de bienestar a la gente", ha sostenido.

Además, ha aprovechado para recalcar que "los flujos migratorios de mexicanos a Estados Unidos son muy bajos, mucho muy bajos, o sea, ya el mexicano no está buscando trabajo en Estados Unidos". "La mayoría son pobladores de nuestras repúblicas hermanas de Centroamérica que no están siendo atendidos", ha enfatizado.

No obstante, ha considerado "legítimo" que Estados Unidos esté "inconforme" y plantee sus quejas, rebajando así la tensión. "No queremos, de ninguna manera, confrontarnos con el Gobierno de Estados Unidos (...) Vamos a mantener una relación muy respetuosa", ha declarado.

Contador