Publicado 17/01/2021 11:04CET

Una turba ataca la sede de una emisora de radio en Kunduz en plena ola de violencia contra los periodistas afganos

Control de la Policía en Afganistán
Control de la Policía en Afganistán - ROHULLAH / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Una multitud encabezada por el imán de una mezquita ha atacado este fin de semana la sede de una emisora de radio en la ciudad afgana de Kunduz, la capital de la provincia del mismo nombre, en un ataque planeado con anticipación, según organizaciones de periodistas que han enmarcado el asalto en la actual ola de violencia contra los reporteros en Afganistán.

"En el pasado, teníamos miedo de los oponentes armados, pero ahora sentimos miedo de nuestra propia gente", ha lamentado Hasib Hasas, periodista de esta provincia nororiental, tras conocer el ataque a la sede de Radio Zohra, que se saldó con importantes daños materiales e incapacitó la emisión durante varias horas.

"Rompieron las puertas y entraron al estudio", ha relatado el director de la emisora, Mohsen Ahmadi. La multitud también se dirigió a otras dos emisoras de radio de la ciudad, Radio Kaihan y Radio Chiragh, pero su avance fue impedido por las fuerzas de seguridad, según informaron residentes a Tolo News.

El Comité de Seguridad de Periodistas Afganos (AJSC) condenó el ataque a la emisora en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

"El AJSC está conmocionado por el ataque a Radio Zohra, una radio local en la provincia de Kunduz. Condenamos el ataque en los términos más enérgicos e instamos al Gobierno a realizar una investigación exhaustiva para que los responsables sean llevados ante la justicia", según la organización.

NAI, una organización que apoya a los medios abiertos en Afganistán, avisó el jueves que al menos diez estaciones de radio han detenido su trabajo en Afganistán en menos de seis meses debido a las amenazas a la seguridad y la recesión financiera.

En 2020, según la organización, fueron registrados 130 incidentes de violencia contra periodistas en Afganistán, lo que muestra un aumento del 10 por ciento en comparación con 2019.

"El Gobierno tiene la capacidad de brindar seguridad, pero el problema es que no hay voluntad en el gobierno para usar esa capacidad", ha lamentado Mujib Jalwatgar, director de NAI.

"Si el Gobierno afgano, la comunidad internacional, las naciones donantes de Afganistán y los países que están facilitando el proceso de paz no toman medidas serias, los avances que Afganistán ha logrado en las áreas de libertad de prensa en los últimos 20 años serán eliminados", ha añadido por su parte el reportero Sediqulá Tawhidi,

Las estadísticas de las organizaciones de apoyo a los medios muestran que desde 2014, 100 medios de comunicación han dejado de operar en Afganistán, donde cuatro presentadores, tres reporteros y un cámara han perdido la vida en incidentes terroristas en diferentes partes del país en 2020.

Para leer más