Turquía no permitirá celebraciones de año nuevo en la plaza de Taksim por motivos de seguridad

Plaza de Taksim, en Estambul (Turquía)
REUTERS / ALKIS KONSTANTINIDIS
Actualizado 21/12/2017 1:17:55 CET

MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Turquía ha anunciado este miércoles que no permitirán celebraciones de Año Nuevo en la icónica plaza estambulita de Taksim, citando motivos de seguridad, según han recogido los medios locales.

Ismail Kiliç, jefe policial del distrito de Beyoglu, donde se encuentra situada la plaza, ha detallado que todas las calles que llevan a Taksim serán bloqueadas y que se tomarán medidas para impedir actos en la misma.

"Las medidas en Año Nuevo estarán al máximo nivel", ha afirmado, resaltando que se tomarán precauciones en las entradas de Cihangir, Karaköy, Talimhane y Tarlabasi, populares zonas del citado distrito.

"No habrá celebraciones para que la gente pueda entrar en el nuevo año de forma pacífica", ha subrayado Kiliç, tal y como ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

En este sentido, ha afirmado que el número de 'guardias nocturnos' que patrullará en Beyoglu aumentará de 32 a 72. Estos 'guardias', que patrullan en el centro de las principales ciudades del país, están acompañados por un oficial de la Policía.

Así, ha recordado el atentado perpetrado en la Nochevieja del año pasado, cuando Abdulkadir Masharipov irrumpió en la discoteca Reina, situada en el barrio de Ortaköy, de la ciudad y mató a 39 personas.

"El atacante del Reina fue inicialmente a grabar en Taksim el año pasado. Luego cambió la localización tras ver las medidas de seguridad en Taksim. Por eso duplicaremos la seguridad este año", ha argumentado Kiliç.

La Policía publicó imágenes durante la operación de búsqueda del atacante en la que Masharipov aparecía en un vídeo que habría grabado el mismo en la plaza Taksim antes de ir a la discoteca a perpetrar el atentado.

El atacante logró darse a la fuga, lo que desencadenó una operación a gran escala de las fuerzas de seguridad turcas, que finalmente le detuvieron el 16 de enero en Estambul.

La Fiscalía de Estambul reclamó en mayo 40 cadenas perpetuas para Masharipov por su responsabilidad en el atentado, cuya autoría fue asumida por el grupo yihadista Estado Islámico.