En el este de Ucrania, la geopolítica y la seguridad eclipsan la crisis humanitaria

Familia afectada por el conflicto en el este de Ucrania
OCHA UCRANIA
   
Actualizado 02/12/2018 10:51:23 CET

Con enfrentamientos cada día y 268 muertos o heridos este año no es "conflicto congelado", defiende la coordinadora de la ONU

Reconoce su preocupación ante las consecuencias que podría tener una escalada en la tensión actual entre Rusia y Ucrania

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El conflicto en el este de Ucrania se encamina ya a su quinto aniversario sin una solución a la vista y sin que la comunidad internacional esté prestando la atención que merece a la crisis humanitaria generada, ya que son más de 3.000 los civiles muertos hasta la fecha y 5,2 millones las personas afectadas, incluidos 1,5 millones de desplazados.

Desgraciadamente, "la situación en el este de Ucrania no está recibiendo atención suficiente", lamenta la coordinadora humanitaria de la ONU en Ucrania, Osnat Lubrani, en una entrevista con Europa Press. Aunque reconoce que hoy en día son muchas las crisis en el mundo y hay 136 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria, "el foco en los aspectos geopolíticos y de seguridad también desvía la atención de las consecuencias humanitarias" del conflicto.

Unos 3,5 millones de personas requieren asistencia y protección y más de 3.000 civiles han perdido la vida en un conflicto que "todavía sigue cobrándose vidas casi cada semana", destaca Lubrani, para quien "es incorrecto y equivocado referirse a este conflicto como 'congelado' cuando se están produciendo enfrentamientos activos cada día a través de la 'línea de contacto'" que separa la parte bajo control del Gobierno de la parte controlada por los separatistas prorrusos.

Según la responsable de la ONU, en lo que va de año "268 civiles han muerto o resultado heridos por artillería o artefactos explosivos". En este sentido, las minas terrestres y los restos explosivos de guerra constituyen una "seria amenaza para las vidas y el bienestar" de quienes viven en la zona de conflicto.

"Actualmente, casi dos millones de hombres, mujeres y niños se mueven en su vida cotidiana en territorios altamente contaminados por minas solo en las zonas bajo control del Gobierno", destaca Lubrani, que precisa que "las zonas a lo largo de la 'línea de contacto', están sembradas de peligros explosivos". En septiembre, por ejemplo, tres niños murieron y otro resultó herido de gravedad por la explosión de una mina cerca de la 'línea de contacto'.

LAS MINAS, SEGUNDA CAUSA DE MUERTE

En este sentido, ilustra, según el Centro Internacional de Desminado Humanitario de Ginebra, "Ucrania registró el mayor número de víctimas provocadas por minas antivehículo en los tres últimos años". Las minas y los restos explosivos de guerra "constituyen la segunda principal causa de muerte y lesiones entre los civiles en el este de Ucrania", agrega.

La ONU está apoyando los esfuerzos del Gobierno para concienciar a la población sobre el peligro de estos restos explosivos y minas y también trabaja para "marcar y limpiar los territorios poblados de riesgos explosivos", explica la coordinadora humanitaria, que sin embargo reconoce que en muchos casos la población "no tiene muchas opciones más allá de seguir con sus vidas".

"Tienen derecho de hacerlo. Esta es su comunidad, estas son sus casas y escuelas", subraya, para reclamar a renglón seguido el fin del uso de las minas terrestres, "especialmente en zonas pobladas y cerca de infraestructuras civiles" y también más fondos con los que llevar a cabo los programas de desminado.

QUINTO INVIERNO BAJO EL CONFLICTO

Una de las grandes preocupaciones actuales de la ONU es ayudar a la población a afrontar su quinto invierno bajo el conflicto. "Con temperaturas que caen muy por debajo de cero, esperamos que el largo invierno exacerbe la ya de por sí grave situación humanitaria", advierte Lubrani.

Por lo pronto, la ONU ya ha repartido ayuda de emergencia a más de un millón de personas a ambos lados de la 'línea de contacto', además de ayudar con dinero y en especie a unas 85.000 personas especialmete vulnerables y ayudado a reparar 4.500 viviendas.

La coordinadora humanitaria ha celebrado los esfuerzos del Gobierno que han permitido mejorar la situación en los puestos de control en la línea que se para la zona gubernamental de la separatista y crear espacios calientes para quienes esperan cruzar al otro lado, habida cuenta de que cada mes se producen más de 1,1 millones de cruces por parte de civiles que "simplemente buscan acceder a servicios básicos, ir al mercado o visitar a un médico".

"El conflicto en el este de Ucrania es único en su impacto desproporcionado en las personas mayores, quienes son especialmente vulnerables", resalta Lubrani, que aclara que estos representan el 30 por ciento de las personas que necesitan ayuda, "la proporción más alta en cualquier crisis mundial".

"Mujeres y niños también se ven particularmente afectados", especialmente quienes viven en la línea de frente, "donde seis de cada diez familias están encabezadas por mujeres", de ahí el que la ONU haya focalizao sus esfuerzos en estos grupos, con asistencia a 250.000 ancianos y casi 300.000 niños. "Más del 65 por ciento de quienes han recibido nuestro apoyo son mujeres", precisa.

PREOCUPACIÓN ANTE UNA ESCALADA ENTRE RUSIA Y UCRANIA

Así las cosas, Lubrani reconoce su preocupación por los "últimos acontecimientos perturbadores" entre Rusia y Ucrania a raíz de la detención de 24 marinos ucranianos y el apresamiento de sus tres barcos por parte de las autoridades rusas en el mar de Azov, al tiempo que confía en que la contención se imponga y no se produzca una escalada.

"En un contexto en el que hay combates activos a ambos lados de los 400 kilómetros de la 'línea de contacto' en el este de Ucrania, cualquier acontecimiento de seguridad puede tener un impacto en detrimento de las vidas de millones de ucranianos", advierte la responsable de la ONU, que sigue de cerca los eventuales cambios.

"Los millones de personas de Ucrania que sufren las consecuencias del conflicto se merecen más atención", reclama Lubrani, pero, añade, "por encima de todo se merecen la paz, ya que no hay ninguna solución a un problema político".

Mientras esto ocurre, afirma, la ONU podría hacer más pero "nos enfrentamos a retos de fondos considerables". Según precisa, de los 187 millones de dólares solicitados por atender las necesidades humanitarias en 2018, solo se han recibido el 37 por ciento. "Necesitamos que la comunidad internacional cubra urgentemente esta brecha financiera", reclama, asegurando que no escatimará esfuerzos por su parte en tratar de movilizar fondos "para ayudar a los habitantes en el este de Ucrania en estos momentos difíciles".

Contador