UE.- Barroso cree que "no es justo presentar a Polonia como el gran problema de Europa"

Actualizado 10/07/2007 22:35:35 CET

BRUSELAS, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, pidió de nuevo hoy que no se reabra el mandato pactado en la cumbre de junio para redactar un Tratado simplificado, tal y como ha reclamado el primer ministro polaco, Jaroslaw Kaczynski, aunque señaló que "no es justo presentar a Polonia como el gran problema de Europa".

El Ejecutivo comunitario presentó hoy su dictamen favorable a que se convoque una Conferencia Intergubernamental (CIG) para redactar el nuevo Tratado a partir del mandato acordado por los Veintisiete en junio. La presidencia portuguesa tiene previsto lanzar la CIG el 23 de julio y cerrarla en octubre.

"La CIG debería estar marcada más por profesionales serios que por gesticulaciones políticas", dijo Barroso en rueda de prensa. "Todo el mundo debe aceptar que un acuerdo es un acuerdo y que no hay que reabrir los acuerdos a los que se ha llegado por unanimidad", subrayó.

El primer ministro polaco quiere que durante la CIG se precise un mecanismo, basado en el denominado 'compromiso de Ioannina', que permita a una minoría de países retrasar una decisión aunque no tengan votos suficientes para vetarla. El Gobierno polaco pretende que la paralización dure hasta dos años.

"Espero que este asunto no se reabra", respondió el presidente del Ejecutivo comunitario. No obstante, añadió que no cree que sea una buena idea "presentar sistemáticamente a Polonia como el socio difícil". "No es justo presentar a Polonia como el gran problema de Europa", recalcó.

Destacó que la opinión pública polaca es "proeuropea" y que el Gobierno de Varsovia no fue el que planteó durante la cumbre las "cuestiones fundamentales sobre la construcción europea", como la Carta de Derechos Fundamentales, la primacía del derecho comunitario o la personalidad jurídica de la UE, cuestiones que fueron problemáticas sobre todo para Reino Unido.

"La dificultad viene de que Polonia ha planteado una cuestión que la inmensa mayoría no quieren reabrir", añadió el presidente de la Comisión, en referencia al sistema de voto por doble mayoría.

La Comisión considera que el mandato de la CIG acordado en el Consejo Europeo del 21 y 22 de junio supone un equilibrio entre "realismo político y ambición" y dotará a la Unión Europea de una "sana base institucional y política para responder a las expectativas de sus ciudadanos". El mandato representa una "base correcta para una Conferencia Intergubernamental rápida y eficaz capaz de acordar un tratado para su pronta ratificación".