Actualizado 16/01/2007 19:18 CET

UE.- La CE cree que la concentración de la propiedad de los medios no implica una reducción del pluralismo

BRUSELAS, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea aseguró hoy que la tendencia a la concentración en la propiedad de los medios que se vive en la UE desde hace 10 años y la entrada de grandes grupos internacionales como News Corp. en el mercado comunitario no implica necesariamente una reducción en el pluralismo informativo, y destacó la importancia de otros factores como la existencia de códigos editoriales que garanticen la diversidad de opiniones, o la variedad de los contenidos.

En un informe sobre el pluralismo en los medios en los diferentes Estados miembros, el Ejecutivo comunitario recoge la preocupación expresada en diversas ocasiones por la Eurocámara y por ONG de que la concentración en la propiedad de medios en algunos países de la UE, da lugar a un "enorme poder de creación de opinión pública" y excluye a los puntos de vista alternativos.

No obstante, el Ejecutivo comunitario responde a esta preocupación subrayando que "incluso si la concentración de los medios es limitada, eso no significa necesariamente que esté garantizado el pluralismo mediático. Y el simple hecho de que se produzca una concentración no indica automáticamente que haya una pérdida o una falta de pluralismo en los medios".

Es más, Bruselas insiste en que la reestructuración del mercado a la luz de las nuevas tecnologías y la convergencia entre prensa, televisión y radio tampoco deben considerarse una amenaza sino que, por el contrario, "el desarrollo de empresas europeas fuertes en el paisaje mediático internacional ayuda a preservar la pluralidad de medios".

En cualquier caso, la Comisión cree que la aplicación de las reglas de competencia de la UE juega un papel importante para evitar abusos de posición dominante en el sector de los medios y para garantizar la entrada a nuevas empresas. Además, señala que también los Estados miembros pueden aplicar controles adicionales para proteger el pluralismo.

El informe insiste además en que también se tiene que tener en cuenta la talla de los mercados, ya que en los países pequeños los ingresos publicitarios sólo garantizan la viabilidad de pocos medios, y esto tampoco pone en riesgo el pluralismo "siempre que las compañías respeten códigos internos que promuevan la diversidad de opiniones".

Respecto a la creciente influencia en Europa de compañías internacionales, como News Corp, el imperio de Rober Murdoch, el magnate norteamericano Haim Sabam, que ha comprado las cadenas del grupo alemán Kirch, o el grupo estadounidense SBS, que emite desde Luxemburgo a los países nórdicos y aumenta su presencia en el este, el Ejecutivo comunitario tampoco da muestras de preocupación.

"El hecho de que propietarios extranjeros tengan un papel importante en algunos mercados no supone necesariamente una amenaza al pluralismo de los medios. Depende mucho de las salvaguardas legales y de la independencia editorial real respecto al propietario", asegura el informe, que recomienda a estos inversores que apliquen estándares elevados de transparencia editorial.

Tras este informe, Bruselas tiene previsto elaborar otro estudio detallado sobre el pluralismo en los medios país por país a lo largo de este año, y en 2008 presentará una comunicación y lanzará una consulta por si fuera necesario elaborar legislación europea sobre esta materia.

ACOGIDA POSITIVA DE LOS EDITORES EUROPEOS

El Consejo de Editores Europeos, una organización que reúne a los principales grupos, entre ellos Prisa y Vocento, hizo público un comunicado expresando su satisfacción por este informe porque "reconoce que no hay una correlación estricta entre la concentración de medios y el pluralismo" y que la Comisión no tiene competencias para legislar en la materia.

"Los argumentos sobre el pluralismo de los medios pueden ser aprovechados por aquellos que quieren restringir nuestras actividades empresariales, Estados miembros incluidos, y estamos satisfechos de que la Comisión haya aceptado que una legislación específica para regular la concentración discriminaría desproporcionadamente a los medios tradicionales, como los editores", dijo la directora ejecutiva del Consejo, Angela Mills.

"La cuestión del pluralismo debe tratarse a nivel local y nacional (...) Nunca aceptaremos una normativa europea nueva sobre concentración en los medios", concluyó.