Los últimos sondeos sitúan a los partidos de Netanyahu y Gantz prácticamente empatados en Israel

Publicado 13/09/2019 12:32:27CET
Los líderes del partido Azul y Blanco, con Benny Gantz en segundo lugar empezando por la izquierda
Los líderes del partido Azul y Blanco, con Benny Gantz en segundo lugar empezando por la izquierda - Ziv Koren

TEL AVIV, 13 Sep. (DPA/EP) -

Los últimos sondeos sitúan al Likud, el partido del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y al partido Azul y Blanco, liderado por el general retirado Benny Gantz, con una previsión de más de 30 escaños y con una escasa diferencia entre las dos formaciones de cara a las elecciones legislativas del martes.

Los sondeos apuntan a que tanto el partido de Netanyahu como el de Gantz conseguirán superar los 30 escaños en la Knesset, el parlamento unicameral israelí, con una escasa diferencia entre las dos formaciones en estimación de voto. Las encuestas difieren sobre la formación que ganará la cita con las urnas en escaños.

Los periódicos 'Maariv' e 'Israel Hayom' sitúan al Likud de Netanyahu en cabeza con 33 escaños y al partido Azul y Blanco con entre 31 y 32 escaños. El sondeo difundido por la cadena de televisión israelí Kan coloca al partido de Gantz con 33 escaños y al Likud con 31. Este viernes es el último día en el que se pueden publicar encuestas antes de las elecciones legislativas del martes.

La clave para poder formar gobierno en Israel es conformar una coalición que se haga con una mayoría de escaños en la Knesset, que cuenta con 120 diputados. Ninguno de los sondeos vaticina una mayoría absoluta para una coalición de formaciones de derecha y de partidos religiosos sin la inclusión del partido de Avigdor Lieberman.

Lieberman, exministro de Defensa, se negó a apoyar un gobierno liderado por Netanyahu tras las elecciones generales de abril, lo que llevó a la nueva convocatoria de elecciones con la disolución de la Knesset. Lieberman y los partidos religiosos tienen marcadas diferencias en lo referente a imponer a los judíos ortodoxos el cumplimiento del servicio militar obligatorio.

Si Netanyahu y los partidos que le apoyan no hubieran decidido forzar la disolución de la Knesset, el presidente del país habría encargado a otro parlamentario que intentara formar un ejecutivo.

Netanyahu, de 69 años de edad, está tratando de hacerse con su quinto mandato con el respaldo de formaciones de derechas y de partidos religiosos. El actual primer ministro ha permanecido en el cargo desde 2009, tras una primera etapa de 1996 a 1999.

Para leer más