La unidad 9900: los autistas del Ejército de Israel

Actualizado 07/07/2015 18:38:00 CET
Unidad 9900, los autistas del Ejército de Israel
Foto: PRENSA FDI
 

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La unidad 9900 de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), dedicada a tareas de Inteligencia, cuenta entre sus integrantes con personas en el espectro del autismo dedicadas a descodificar imágenes aéreas, algunas de los cuales desempeñaron sus tareas durante la 'Operación Margen Protector' contra la Franja de Gaza en 2014.

   En la actualidad, la unidad está formada por 22 soldados, todos ellos con un nivel de autismo de alto funcionamiento, y el éxito del proyecto ha permitido su expansión a otras unidades dentro del Cuerpo de Inteligencia.

   Según las informaciones facilitadas por el Ejército israelí, la función de los soldados es descodificar imágenes aéreas tomadas de países considerados enemigos para identificar información que pueda ayudar en las misiones militares.

   Pese a que no existen estudios que demuestren que las personas dentro del espectro del autismo posean mejores capacidades para desempeñar esta tarea, es cierto que tienen una mayor capacidad de concentración y se caracterizan por ser perfeccionistas y prestar atención a los detalles.

   La unidad, creada en el marco del proyecto 'Roim Rachok' --que en hebreo significa mirar más allá del horizonte--, arrancó hace dos años a raíz de una propuesta de dos jubilados del sistema de seguridad israelí con el objetivo de integrar en las FDI a aquellas personas en el espectro del autismo que desearan colaborar como voluntarias.

   La idea surgió a raíz de la muerte de un amigo de uno de ellos cuyo hijo es autista. La familia le expuso las dificultades a las que hacía frente para integrarse en la sociedad y lamentó que no pudiera alistarse, motivo por el que inició el proyecto para lograr que pudiera participar en las FDI como voluntario.

   El proyecto está dirigido de forma conjunta por el Cuerpo de Inteligencia de las FDI y el Colegio Académico ONO, donde los futuros soldados participan en un curso antes de unirse a la unidad. El citado colegió inició además hace varios meses un curso junto a la empresa estatal de ferrocarriles israelí.

SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO

Israel

   El Ejército tiene un gran peso en la sociedad israelí, y todo ciudadano de entre 17 años y medio y 18 años, declarado apto para el servicio, está obligado a cumplir 36 meses de servicio militar obligatorio, en el caso de los hombres, y 24 meses en el caso de las mujeres.

   Esta ley de reclutamiento es aplicable a los ciudadanos israelíes, poseedores de doble nacionalidad o residentes permanentes, aún en caso de que no tengan la nacionalidad israelí. Los cristianos y los musulmanes pueden alistarse como voluntarios, al igual que los ultraortodoxos, situados en el centro de la polémica por la ley que elimina de forma parcial las exenciones de las que disfrutan los estudiantes de las escuelas rabínicas.

   La importancia del Ejército es palpable en el país, que no reconoce el derecho a la objeción de conciencia por motivos políticos y en el que la no realización del servicio militar supone una traba a la hora de encontrar trabajo e integrarse posteriormente en la sociedad.

EL CASO DEL SOLDADO 'A.'

   En una entrevista concedida a la agencia Europa Press, uno de los integrantes de la segunda promoción de la unidad 9900, identificado como soldado 'A.', de 19 años de edad, asegura que, a través de su participación en el programa siente que "contribuye al Estado".

   "Estoy muy contento en mi unidad y feliz con mi trabajo. Al principio pensé que me resultaría muy difícil hacer amigos, ya que soy una persona a la que le lleva mucho tiempo abrirse", relata respecto a sus inicios.

   Así, apunta que conoció el programa a través del personal de su escuela y que se presentó a las entrevistas junto a dos amigos. "Fui a un seminario donde explicaban el proyecto 'Roim Rachok' y decidí continuar con las entrevistas, ya que me di cuenta de que este programa me daba la posibilidad de tener un servicio significativo".

   "Entré al Departamento de Inteligencia Visual y dos de mis amigos también fueron aceptados en el proyecto y sirven en otras unidades", apunta.

   "He cambiado mucho desde que llegué aquí, mejoré como persona gracias a este proyecto (...) Mis comandantes siempre me dan el apoyo que necesito (...) Además, el personal médico también me da un gran apoyo", agrega.

   En este sentido, 'A.' afirma que, si bien le queda un año más de servicio obligatorio, su intención es "firmar otro año" y tal vez quedarse "más tiempo" en las FDI después de eso.

   "Aquí he encontrado algo que me interesa. Cuando estoy trabajando pienso que la vida de alguien depende de mí", remacha.

Para leer más