La UNRWA pide a la comunidad internacional que ayude a los civiles de Gaza como "prueba de nuestra humanidad"

Actualizado 13/01/2009 18:43:55 CET

Asegura que en los palestinos hay una "permanente sensación de miedo" porque "en ningún sitio están a salvo"

GINEBRA, 13 Ene. (Reuters/EP) -

El director de operaciones de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA) en la Franja de Gaza, John Ging, pidió hoy a la comunidad internacional que facilite protección para los civiles de esta región, lo que calificó como una "prueba de nuestra humanidad".

Ging también reclamó que se realice una completa investigación sobre las informaciones aparecidas estos días acerca de que el Ejército israelí está utilizando armas ilegales en su ofensiva en el territorio palestino.

La ONG israelí Médicos para los Derechos Humanos ha denunciado que tiene pruebas que demostrarían que las fuerzas israelíes están utilizando bombas de fósforo blanco en la operación, lo que constituye una violación a la legislación humanitaria internacional. Según aseguran, tienen "un vídeo que muestra a pacientes con heridas y quemaduras sospechosas".

En declaraciones desde Gaza a los medios de comunicación en Ginebra a través de una señal de audio, Ging insistió en que "lo que se está haciendo no es suficiente hasta que las armas se silencien". "La comunidad internacional no puede quedarse parada y mirar a las dos partes que han expresado su intención de no parar", añadió.

Según recordó, bajo la Convención de Ginebra de 1949, la población civil tiene derecho a una acción efectiva por parte de la comunidad internacional para asegurar su protección, por lo que hizo hincapié en que se trata de una "prueba de nuestra humanidad".

"EN NINGÚN SITIO ESTÁN A SALVO"

Desde un centro de distribución de la UNRWA después de hacer una visita a refugios y clínicas de la zona, Ging explicó que entre los palestinos de la Franja de Gaza hay una "permanente sensación de miedo" y que lo primero que le han dicho las personas a las que ha visitado es que necesitan protección, ya que "en ningún sitio están a salvo". "Y tienen razón, no hay ningún sitio seguro. Las cifras de víctimas hablan por sí solas", subrayó.

Según las autoridades médicas de la Franja, al menos 925 personas han muerto desde que Israel comenzó su ofensiva hace ahora 18 días. "La llegada de heridos sigue aumentando. Casi la mitad son mujeres y niños", afirmó por su parte la portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Dorothea Krimitsas, desde Ginebra.

Por ello, para el director de operaciones de la UNRWA en la Franja de Gaza, "lo primero y más importante" es que en la región hay una "crisis de protección", ya que la población civil "no tiene dónde huir y el conflicto se esta extendiendo a todas partes".

Asimismo, denunció que alrededor de un centenar de camiones con ayuda humanitaria están entrando cada día en Gaza, muy pocos comparados con los 500 que se necesitarían para atender las necesidades de la población.

Además de referirse a la ofensiva israelí, Ging pidió el cese del lanzamiento de cohetes por parte de los milicianos palestinos porque "los civiles israelíes están siendo aterrorizados a diario y lo han estado durante años".

Jakob Kellenberger, presidente del CICR, llegó hoy a la Franja para visitar al equipo médico de la organización que trabaja sobre el terreno en el hospital de Shifa, en la ciudad de Gaza. Está previsto que se reúna también con autoridades israelíes en Jerusalén y podría visitar Sderot, una de las ciudades hebreas más castigadas por el lanzamiento de cohetes.