Actualizado 13/06/2007 01:04 CET

Uruguay.-Fallece a los 93 años el obispo emérito de Salto (Uruguay)que estuvo exiliado en Argentina durante la dictadura

MONTEVIDEO, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El obispo emérito de la diócesis uruguaya de Salto, Monseñor Marcelo Mendiharat falleció hoy a los 93 años de edad, según indicó la Conferencia Episcopal de Uruguay en un comunicado.

El obispo de origen francés nació el 2 de mayo de 1914 y llegó al país sudamericano junto a su familia en 1931. Durante la dictadura uruguaya (1973-1985) monseñor se auto exilió a Argentina por recomendación del entonces Pontífice Pablo VI.

Por su delicado estado de salud, Mendiharat permanecía en Montevideo aunque ahora sus restos serán trasladados a Salto a unos 500 kilómetros al oeste de la capital. Allí serán sepultados mañana miércoles en el panteón de la diócesis del cementerio local.

"A comienzos del año 1973, y a consecuencia de los momentos difíciles que vivía el Uruguay, monseñor Mendiharat, en visita a Roma, aconsejado por el papa Pablo VI, no regresa a su diócesis, iniciando así un largo exilio", dijo el comunicado.

Monseñor Mendiharat en esos años residió en la diócesis de Avellaneda, en el Gran Buenos Aires y entre 1975 y 1984 fue recibido por monseñor Justo Laguna en la diócesis de Morón y residió en la Parroquia Sagrado Corazón de Hurlingham.

El 27 de diciembre de 1984 regresó a Salto por primera vez desde 1973. En marzo de 1985 se restauró la democracia en Uruguay.

Lo más leído

  1. 1

    'Las niñas' y 'Antidisturbios', triunfadoras de unos Premios Forqué dedicados a los "héroes anónimos" de la pandemia

  2. 2

    Miguel Ricart, condenado por el crimen de Alcàsser, localizado en Madrid en una identificación rutinaria policial

  3. 3

    Ivonne Reyes, radiante de felicidad tras hundir de nuevo a Pepe Navarro en los Tribunales

  4. 4

    Detenidas cinco personas como presuntos colaboradores del sospechoso de arrojar ácido a dos jóvenes

  5. 5

    Aparece el cuerpo de un hombre, posiblemente una persona sin hogar, en una calle de Arganzuela