El uso del cigarrillo electrónico aumenta significativamente en los institutos de EEUU

Cigarrillo electrónico
GETTY - Archivo
Publicado 17/12/2018 8:07:46CET

WASHINGTON, 17 Dic. (Reuters/EP) -

El porcentaje de alumnos de institutos que utilizan el cigarrillo electrónico en Estados Unidos ha aumentado significativamente en el último año, según indican los resultados de una encuesta realizada por el Instituto Nacional sobre el Consumo de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés).

Se trata del mayor incremento en el consumo de cualquier sustancia registrado en este tipo de sondeo sobre el consumo de drogas, que se realizó por vez primera hace 40 años. Los datos reflejan que el uso de cigarrillos electrónicos ha crecido un 9,5 en el último año.

Durante los 30 días previos a la realización del sondeo el uso de este producto prácticamente se duplicó al pasar del 11 por ciento registrado en 2017 al 20,9 por ciento de 2018. Más de 1 de cada 10 estudiantes (un 10,9 por ciento) han asegurado que vapearon a lo largo del último año.

"Los adolescentes se sienten claramente atraídos por los sabores y la tecnología de los vapeadores. Sin embargo, es urgente que los adolescentes entiendan los posibles efectos que tiene vapear sobre su salud. El desarrollo del cerebro de un adolescente y la posibilidad de volverse adictos", ha manifestado Nora D. Volkow, directora del NIDA.

"Los investigadores nos dicen que aquellos adolescentes que utilicen el cigarrillo electrónico se encuentran en peligro de pasar a consumir cigarros normales, por lo que mientras celebramos el descenso del tabaquismo tenemos que hacer una campaña agresiva contra todos aquellos productos que contengan nicotina", ha insistido.

La encuesta, que se realiza de forma anual, también mide el consumo de otras sustancias, como alcohol, marihuana y opioides. Para su realización se ha contado con el testimonio de unos 44.000 estudiantes.

El porcentaje de alumnos que utiliza el cigarrillo electrónico ha aumentado un tercio durante el último año. Se trata de un asunto polémico para la comunidad sanitaria, dado que muchos se centran en el potencial beneficio de utilizar el cigarrillo electrónico, especialmente para aquellos fumadores que trata de dejarlo.

Las voces críticas, por otra parte, han alertado de que esto podría crear nuevas adicciones por parte de los más jóvenes.