Varios heridos en altercados entre migrantes y la Policía croata en la frontera de Bosnia

Policías antidisturbios croatas y migrantes en la frontera en Maljevac (Bosnia)
REUTERS / MARKO DJURICA
Actualizado 24/10/2018 18:13:13 CET

PASO FRONTERIZO DE MALJEVAC (BOSNIA), 24 (Reuters/EP)

Varias personas han resultado heridas este miércoles después de que migrantes que reclaman cruzar la frontera noroeste de Bosnia hayan lanzado piedras contra la Policía croata, que ha respondido lanzando gases lacrimógenos y empleando sus porras para repelerles, según un fotógrafo de Reuters en el lugar de los hechos.

Cientos de migrantes han roto este miércoles por la mañana el cordón de la Policía bosnia y han bloqueado el paso fronterizo de Maljevac con la esperanza de presionar a la vecina Croacia a que abra su frontera y les permita viajar hacia el norte, han informado las autoridades bosnias.

Miles de migrantes que huyen de la guerra y la pobreza en Asia y el norte de África han quedado atrapados en Bosnia y ahora temen que su situación empeore con la llegada del invierno y la falta de refugio adecuado. Muchos de ellos quieren continuar su viaje hacia el norte de la UE, atravesando Croacia.

Los migrantes han bloqueado el puesto fronterizo del lado bosnio mientras que los policías antidisturbios croatas han instalado una valle para bloquear su paso y han formado un cordón. Ocho furgones policiales han aparcado junto a la frontera y un helicóptero ha sobrevolado la zona.

Algunos de los migrantes han lanzado piedras y se han enfrentado con la Policía, que ha respondido empleando porras y gases lacrimógenos. Una mujer ha sufrido heridas en la cabeza y ha sido trasladada al hospital, junto con otro hombre herido, según el fotógrafo de Reuters.

Los migrantes, incluidas familias con niños pequeños, llevan dos noches durmiendo al raso cerca de la frontera, con la esperanza de que les permitan entrar en Croacia. Este miércoles, ha instalado sus tiendas de campaña y sus sacos de dormir en la carretera, que ha tenido que ser cortada al tráfico.

La Policía croata dijo el martes que no permitiría la entrada ilegal al país, descartando los falsos rumores de que el país iba a abrir sus fronteras. Dos agentes también han resultado heridos en los altercados, según una portavoz policial, mientras que el primer ministro croata, Andrej Plenkovic, ha anunciado el despliegue de refuerzos en la zona.

"La Policía croata protegerá la frontera, pero al mismo tiempo respetará plenamente el Derecho Internacional, el Derecho Humanitario y nuestras propias leyes", ha asegurado a la prensa.

Unos 16.000 refugiados y migrantes, muchos de ellos procedentes de Afganistán, Pakistán, Irán y Marruecos, han cruzado Bosnia este año en su camino hacia los países de la UE. Unos 5.000 se estima que están varados en el país, la mayoría en las ciudades de Bihac y Velika Kladusa, cerca de la frontera croata.

La Policía de Bihac detuvo a unos 90 migrantes que viajaban en un tren que llegó a última hora del martes de la capital, Sarajevo, y envió a decenas de ellos de vuelta en autobuses, según ha indicado el comisario de la ciudad, Mujo Koricic.