Actualizado 16/11/2007 00:36 CET

Venezuela.- Jiménez espera que el incidente con Venezuela sea "zanjado" cuanto antes y volver al respeto y la normalidad

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

La secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, insistió hoy en que el gobierno español quiere que el incidente de la XVII Cumbre Iberoamericana entre el Rey Juan Carlos, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sea "zanjado" cuanto antes y que el Gobierno trabaja para defender el respeto a los españoles y sus instituciones.

"No hemos querido (el Gobierno) entrar en una escalada de declaraciones que no conducen a nada y hemos tratado de mantener y defender el respeto a las instituciones, las empresas y los ciudadanos españoles, sin por ello caer ni en la descalificación ni en la respuesta a determinadas provocaciones. Esa es la apuesta que ha hecho el gobierno español y es la que va a seguir haciendo", declaró Jiménez.

En el marco de la presentación en la Escuela Diplomática de los resultados de la XVIII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Chile la semana pasada, la secretaria de Estado añadió que no ha dicho que "el incidente esté zanjado sino que nos gustaría que éste se viera zanjado cuanto antes y esperamos que así sea".

Preguntada por el futuro de la asistencia de Su Majestad a las próximas Cumbres Iberoamericanas tras lo ocurrido, Jiménez recordó que "el Rey es el jefe del Estado" y "tiene esa legitimidad y el refrendo de todos los españoles, por tanto va a seguir asistiendo a todas las Cumbres iberoamericanas porque forma parte de ellas", señaló la secretaria de Estado, quien insistió en que por estos motivos la presencia de don Juan Carlos "tiene esa normalidad".

De "extraordinario" calificó Jiménez el "afecto, el respeto, el cariño" que le han manifestado los jefes de Estado de Hispanoamérica siempre que ella ha tenido la oportunidad de acompañar a los Reyes a países del subcontinente. Además, aseguró que esa actitud también la observó y muy "especialmente" en esta Cumbre y añadió que la presencia de don Juan Carlos en la cita anual iberoamericana "es muy bien acogida" y también "esperada y deseada".

La secretaria de Estado para Iberoamérica dijo además que el buen recibimiento al Rey también se produjo por parte del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a pesar del incidente posterior. "Yo vi el afecto del saludo (al principio de la Cumbre) y vi el reconocimiento en todo momento", reiteró Jiménez, que apostó por "salir de la anécdota, superar ese incidente y recuperar la relación normalizada y tranquila que siempre ha existido".

EMPRESAS ESPAÑOLAS.

En cuanto a la las críticas emitidas en la Cumbre de Santiago por parte de varios mandatarios de la región a las empresas españolas que operan en países de América Latina, Jiménez reconoció que "no es nuevo que se haya criticado a las empresas españolas" porque desde que se implantaron en la región, sobre todo a partir de los años 90, trabajan "en sectores muy sensibles" como proveedores de servicios públicos esenciales tales como el agua, la electricidad, la telefonía y las telecomunicaciones.

Jiménez defendió a las corporaciones españolas porque "la inmensa mayoría de ellas son grandes empresas, de mucho prestigio y que ocupan el primer lugar en muchos lugares del mundo. Han hecho ya una inversión de más de 120.000 millones de dólares en América Latina, lo cual supone el 10 por ciento del Producto Interior Bruto de España. Han creado miles de puestos de trabajo, han transferido tecnología y en este momento tienen un fuerte compromiso con el país donde están implantadas desarrollando programas de Responsabilidad Social Corporativa".

"Es injusto comentarios genéricos que en ocasiones hemos tenido la oportunidad de oír", concluyó la secretaria, en alusión a las críticas emitidas por algunos dirigentes iberoamericanos en la Cumbre y en general en los últimos tiempos.