El veredicto de Karadzic reabre las fisuras étnicas en Bosnia y Herzegovina

Acto En Recuerdo A Las Víctimas De Srebrenica
REUTERS - Archivo
Actualizado 20/03/2019 22:54:20 CET

Las tensiones entre las comunidades bosnias contrastan con el aplauso unánime de la comunidad internacional

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

La condena a cadena perpetua que ha recibido este miércoles el ex líder serbobosnio Radovan Karadzic por genocidio, crímenes de guerra y de lesa humanidad ha reabierto las fisuras étnicas en Bosnia y Herzegovina, donde muchos serbobosnios le siguen considerando un héroe.

"Muchos en esta región pensaron, cuando se creó el tribunal de La Haya, que traería verdad. Pero con el paso del tiempo eso se ha perdido porque este tribunal ha usado un enfoque discriminatorio", ha criticado en declaraciones a la prensa Milorad Dodik, el representante serbio en la Presidencia tripartita del país.

En la misma línea, el presidente del Parlamento de la entidad serbia de Bosnia, la República Srpska, Nedeljko Cubrilovic, ha acusado al Mecanismo Residual para Tribunales Penales Internacionales, responsable del fallo, de actuar de forma "parcial" con el objetivo de "proclamar a los serbios y sus líderes como únicos culpables de la guerra civil".

El jefe del Partido Democrático Serbio, que Karadzic fundó antes de la guerra (1992-1995), ha tildado la sentencia de "política, infundada y escandalosamente injusta". El tribunal de La Haya pretende continuar con "la satanización del pueblo serbio", ha denunciado Vukota Govedarica.

En apoyo de Karadzic también se han manifestado otros criminales de guerra condenados por la Justicia internacional. "Es evidente que este veredicto ha sido emitido por gente incompetente que no tiene ninguna calidad moral", ha dicho el líder del Partido Radical Serbio, Vojislav Seselj.

En el extremo opuesto, el integrante bosniaco de la Presidencia tripartita, Sefik Dzaferovic, ha considerado que "un criminal de guerra ha recibido un castigo merecido con el que hoy las víctimas y todo el mundo civilizado pueden estar satisfechos".

Además, el líder bosniaco ha querido enfatizar que el veredicto contra Karadzic no se dirige contra toda la comunidad serbobosnia, sino contra quienes intentaron hacer realidad el plan del ex líder serbio Slobodan Milosevic para crear la 'Gran Serbia', según informa el portal de noticias Balkan Insight.

El miembro croata de la Presidencia tripartita, Zeljko Komsic, ha estimado que el fallo contra Karadzic es tan solo el nivel mínimo de Justicia para sus víctimas. "Es un testimonio escrito y una lección para las generaciones venideras de que ningún crimen quedará sin castigo", ha enfatizado.

En un tono similar, la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic, ha valorado que, si bien "el veredicto no puede devolver las vidas de las decenas de miles de víctimas y aliviar el dolor de sus familias y de los supervivientes, debe servir como un aviso permanente".

APLAUSO INTERNACIONAL

Desde la comunidad internacional, el relator especial de Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio, Adama Dieng, ha celebrado la condena contra Karadzic porque evidencia que "la rendición de cuentas prevalecerá sobre la impunidad".

No obstante, Dieng ha advertido de que "la Justicia por sí sola no traerá una verdadera reconciliación de las comunidades divididas por la violencia". "El cambio real en la sociedad solo puede venir de la reflexión, la aceptación y de un esfuerzo colectivo para seguir adelante", ha indicado.

El experto de la ONU ha pedido a los líderes regionales "que combatan la retórica divisiva con palabras de compasión y empatía hacia el dolor de las víctimas, no solo de sus comunidades étnicas o religiosas, sino especialmente de los miembros de otras comunidades".

Dieng ha avisado de que "la negación y el revisionismo están alimentando la inestabilidad regional y socavando las relaciones de vecindad". Desgraciadamente, ha lamentado, "algunos líderes e instituciones de la región aún no han demostrado tener el coraje de apoyar la rendición de cuentas por los crímenes del pasado".

"El señor Karadzic no es un héroe, es un criminal", ha aseverado. "Los verdaderos héroes son los supervivientes y testigos de los crímenes cometidos por él", que "han demostrado una enorme valentía al ir a los tribunales para declarar y no perder nunca la esperanza de que se haría Justicia", ha destacado.

El relator especial se ha defendido que "la rendición de cuentas constituye un elemento esencial en la construcción de un futuro más pacífico y estable en la búsqueda conjunta de la verdad y de una verdadera reconciliación para Bosnia y Herzegovina y toda la región".

La Unión Europea, que respeta "plenamente" la decisión judicial, ha instado igualmente a los líderes regionales a "apoyar" la sentencia. "La Justicia penal internacional no solo contribuye a poner fin a la impunidad sino a alentar una mayor confianza y reconciliación", ha señalado el Servicio Europeo de Acción Exterior en un comunicado.

Por su parte, Parampreet Singh, subdirectora del equipo de Justicia Internacional de Human Rights Watch (HRW), ha celebrado que "veinte años después el largo camino hacia la Justicia para quienes sufrieron la brutalidad de Radovan Karadzic ha llegado a su fin".

Stefan Simanowitz, portavoz para Europa de Amnistía Internacional, ha estimado que tras este fallo "ya no puede haber ninguna sombra de duda de que es culpable de los crímenes más graves bajo el Derecho Internacional que se han cometido en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial". "Envía un potente mensaje al mundo", ha enfatizado.

EL FALLO

Karadzic, de 73 años de edad, fue condenado a 40 años de prisión el 24 de marzo de 2016 por el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), que le declaró culpable de diez cargos por el genocidio de Srebrenica, crímenes de guerra y contra la Humanidad, descartando solo un cargo de genocidio por la limpieza étnica de bosnios musulmanes (bosniacos) y bosniocroatas en otras municipalidades.

El Mecanismo Residual para Tribunales Penales Internacionales, la corte de Naciones Unidas que dirime los casos del TPIY que todavía no tienen un fallo firme, ha confirmado la primera sentencia --descartando también el undécimo cargo por genocidio--, aunque ha optado por elevar la pena a cadena perpetua debido a la gravedad de los crímenes probados.

Karadzic fue arrestado en un autobús en Belgrado en 2008 tras más de una década prófugo. En sus últimos años escondido en Serbia, vivió como terapeuta con el nombre falso de Dragan Dabic y con una frondosa barba gris.

Para leer más