La Asociación de Esclerosis Múltiple de Las Palmas pide reconocer el grado mínimo de discapacidad

Publicado 17/12/2018 12:12:35CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Esclerosis Múltiple de Las Palmas ha solicitado el reconocimiento del grado mínimo de discapacidad (del 33%) tras diagnosticar la enfermedad, que en el caso de Canarias se prevé que afecta a unas 2.100 personas.

El colectivo hace esta petición con motivo del Día Internacional de Esclerosis Múltiple (EM) que se celebra cada 18 de diciembre. La esclerosis múltiples es una enfermedad degenerativa y crónica del sistema nervioso, de origen autoinmune, que afecta al cerebro y a la médula espinal.

Al respecto, señalan que esta petición se formula después de que en la actualidad los afectados de EM no obtienen la discapacidad de forma automática, sino que son sometidos a valoración por parte del tribunal competente de la Comunidad Autónoma que les otorga el porcentaje que determinan según sus criterios.

Sin embargo, indicó la Asociación en nota de prensa, algunas manifestaciones de la Esclerosis Múltiple, tales como la fatiga, que padecen los afectados en un 85 por ciento de los casos, el deterioro cognitivo, los trastornos psiquiátricos o el dolor, "son frecuentemente subestimadas a la hora de obtener la gradación mínima", ya que incluso "muchas veces" se rebaja el porcentaje de discapacidad con el curso del tiempo a pesar de ser una enfermedad crónica.

Así, apunta, que para las personas que tienen esclerosis múltiples son "síntomas invisibles" los principales factores de su discapacidad, limitando en ocasiones "totalmente" la vida diaria y en su desarrollo laboral de quien lo sufre.

En este sentido, exponen que tres cuartas partes de los afectados por esclerosis múltiple afirma que la presencia de la enfermedad afecta a su trabajo, un 43 por ciento de los enfermos deja su empleo durante los tres años posteriores al diagnóstico, y este porcentaje se eleva hasta el 70 por ciento en unos 10 años después.

Esto ocurre, según la APEM, porque los afectados "no cuentan con la almohada de tener un puesto adaptado a su condición física y psíquica".

Además exponen que el 80 por ciento de las personas con esclerosis múltiple son diagnosticadas antes de los 40 años, por lo que la mayoría recibe el diagnóstico durante los primeros años de vida laboral, un momento que consideran "especialmente delicado" teniendo en cuenta que se trata de la etapa "más productiva" del ser humano, y que estos enfermos quedan fuera del paraguas del Sistema Nacional de Salud para tratamientos rehabilitadores como la fisioterapia o la logopedia, "imprescindibles para ralentizar" el curso de la enfermedad o incluso para obtener un apoyo psicológico que es necesario a la hora de asumir el cambio en sus roles de vida. La fuente de ingresos se agota.

La APEM financia sus actividades a través de subvenciones, donaciones, cuotas de los socios y campañas de captación de fondos, y con este fin este martes, 18 de diciembre, llevarán a cabo una de estas acciones en las instalaciones del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín y del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria.