Canarias declara la ermita de San Juan de Santa María de Guía (Gran Canaria) BIC

Publicado 10/12/2018 15:13:27CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Canarias ha declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de 'Monumento' a la ermita de San Juan de Santa María de Guía, en la isla de Gran Canaria, y ha delimitado su entorno de protección.

En este sentido, indica que dicha iglesia forma parte del paisaje rural de medianías con un profundo arraigo en la comarca, acogiendo una de sus celebraciones más conocidas como son las fiestas de San Juan, el 24 de junio, que está vinculada al inicio del verano.

La ermita de San Juan de Santa María de Guía data de 1690 y constituye un elemento representativo de la sociedad de finales del siglo XVII, en la que existían importantes propietarios vinculados a la expansión agrícola, así como una sociedad agraria instalada en un medio geográfico disperso y adaptado a un sistema productivo, según informó el Gobierno canario en nota de prensa.

Para los fundadores de esta ermita, Juan de Vitoria y Vélez de Guevara y su esposa María del Pino Acosta Luján, su construcción, con Capellanía y Patronato, conlleva "prestigio social en la comunidad, deja patente su estatus social y económico, tal y como correspondía a la mentalidad religiosa de la época. Además, les deja vinculados a la historia del lugar y del municipio".

En cuanto a su edificación, ocupa una ubicación preeminente sobre un promontorio aislado, con acceso a pie a través de un antiguo camino que llega hasta la plataforma rocosa que, a modo de atalaya, tiene una amplia visión sobre el territorio circundante. De este modo, el edificio es testimonio material de la arquitectura y de la sociedad de la época, con una construcción sencilla de muros de carga y cubiertas inclinadas, con estructura de madera par y nudillo según las pautas del estilo mudéjar, y con una pequeña plaza que la rodea.

Así, desde su posición privilegiada, se tiene una amplia visión del paisaje circundante: la montaña de Gáldar, las poblaciones de Gáldar y Santa María de Guía, la zona costera y las medianías. A finales del siglo XVII, la existencia de esta ermita y que fuera del núcleo de Guía hace referencia a la expansión económica vinculada al sistema productivo, con importantes propietarios y una sociedad agraria instalada en un medio geográfico disperso y adaptado a esa estructura económica.

Además, su construcción en 1690 motivó la aparición de un nuevo topónimo en la zona, San Juan, caserío que se iría formando y que con el paso de los años se convertiría en un núcleo.

La ermita de San Juan genera un "hito clave" en el territorio que fomenta el asentamiento de población en la zona próxima a la explotación de sus tierras, formando parte de la historia del lugar y del municipio.

Atendiendo a su delimitación, el BIC lo forman la ermita y la pequeña plaza mirador y su entorno de protección está conformado por el montículo cubierto de vegetación donde se sitúa la ermita, las antiguas edificaciones y la cueva, situadas en el lado sureste del promontorio, formando una unidad arquitectónica, así como los caminos de acceso a la ermita, con una superficie de 6.000,57 metros cuadrados.

Por último, exponen que la delimitación se justifica para prevenir, evitar, reducir o, en su caso, controlar, el impacto que pudieran causar obras, actividades o usos, a efectos de su contemplación, apreciación de los valores y mejor entendimiento del Monumento en su contexto paisajístico, urbano e histórico.