Cinco delegados de Cruz Roja regresan a Tenerife tras una misión humanitaria en Tanzania

Publicado 11/08/2015 17:33:05CET
Greisy Massiel Trejo rodeada de niños en el campo de refugiados de Nyarugusu
CEDIDA

   SANTA CRUZ DE TENERIFE, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Cinco delegados de Cruz Roja han regresado a Tenerife tras haber pasado un mes prestando apoyo a la Unidad de Respuesta ante Emergencias de Salud que la organización humanitaria tiene desplegada en el campo de refugiados de Nyarugusu, en Tanzania.

   Las tensiones en el periodo preelectoral en Burundi, que se están produciendo desde el pasado mes de marzo, han ocasionado varios muertos y un éxodo de refugiados que están huyendo hacia Tanzania, Ruanda y la República Democrática del Congo. Se estima que hasta 400.000 personas podrían verse afectadas por la situación de violencia a lo largo de seis meses, incluyendo 250.000 desplazados internos y más de 150.000 refugiados.

   Según Cruz Roja, los refugiados han llegado a los países vecinos heridos, traumatizados y con las manos vacías tras verse obligados a abandonar sus hogares, por lo que sus principales necesidades incluyen apoyo psicosocial, agua, saneamiento e higiene, alojamiento y protección.

   Para poder responder a estas necesidades, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ha puesto en marcha una intervención de emergencia dirigida tanto a la atención de las personas heridas o encarceladas en Burundi, como de los miles de refugiados que están llegando a Tanzania, Ruanda y República Democrática del Congo.

   Desde el pasado 6 de junio, Cruz Roja Española tiene desplegada su Unidad de Respuesta ante Emergencias de Salud (Unidad de Cuidados Básicos de Salud UCBS) en el campo de refugiados burundeses de Nyarugusu y ha realizado distintas donaciones económicas a la Cruz Roja de los países afectados.

   Hasta la fecha, la Institución ha atendido a más de 30.000 personas con esta unidad de emergencias, que incluye dos puestos de salud con capacidad para atender a 10.000 personas, y está integrado por un equipo formado por más de una decena de delegados de emergencias de Cruz Roja Española.

   Entre ellos hay médicos, enfermeros, técnicos logistas, entre otros, con el fin de cubrir los servicios de salud, como atención básica ambulatoria, promoción y educación para la salud y vigilancia epidemiológica y nutricional.

   Asimismo, el pasado mes de junio se realizó un envío de cerca de 17.000 kilos de ayuda con artículos de socorro como mosquiteras, depósitos de agua, un kit de depuración de agua, sets de cocina y sets de higiene, que partió desde el Centro Logístico de Ayuda Humanitaria de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en Las Palmas de Gran Canaria.

RESPUESTA DESDE CRUZ ROJA EN CANARIAS

   Los cinco delegados canarios, José Francisco Alló Martín, Ana Guerra Neira, Greisy Trejo Rodríguez, Santiago López González y Eduardo Palenzuela Borges, ya se encuentran en Tenerife tras regresar de su misión en apoyo esta unidad de emergencia.

   En el caso de Eduardo Palenzuela, ésta es su segunda misión humanitaria en la que ha participado, la anterior fue en 2010. El pasado 2 de junio partió a Tanzania como técnico logista con la primera rotación de delegados desplazados al terreno.

   "Desde los primeros días, el equipo sanitario comienza a pasar consultas en condiciones muy precarias y los técnicos nos dedicamos a construir el primer puesto de salud con tiendas de estructuras metálicas. En los siguientes días se montan cinco tiendas más para la zona de hospitalización, además una zona específica para niños y mujeres embarazadas", comenta Palenzuela.

   Los otros cuatro delegados partieron en una segunda rotación a finales del mes de junio con el fin de hacer relevo al primer grupo y continuar apoyando a la Cruz Roja Tanzana ante la llegada masiva de desplazados al campo de refugiados de Nyarugusu.

   Éstos participaron en la construcción del segundo puesto de salud y un centro sanitario de ingresos con capacidad para atender a 30 personas a la vez, ofrecer atención sanitaria a los desplazados y, en caso necesario, su rápido tratamiento médico.

   Ésta es ya la tercera misión de José Francisco Alló, tras haber estado en 2011 en Pakistán para apoyar a la población afectada por las inundaciones y a finales de 2013 en Filipinas tras el impacto del tifón Yolanda. En esta ocasión, ha sido activado para apoyar las labores de mantenimiento, construcción y técnico de agua.

   Ana Guerra, con perfil de médico, Greisy Trejo y Santiago López, ambos enfermeros, han formado parte del equipo sanitario. Greisy Trejo reconoce que la experiencia ha sido "muy gratificante y enriquecedora en todos los sentidos", y asegura que no dudaría nuevamente en ir a invertir su tiempo en ayudar a las personas más vulnerables. También quiso dejar como mensaje que la humanidad "debería practicarse más, pues esto podría cambiar esta triste realidad".

   De las experiencias vividas, cree que las que más le han marcado son, en primer lugar, la sonrisa constante de los niños a pesar del entorno en el que están, y, en segundo lugar, los lazos de hermandad "tan fuertes" que existen entre la Cruz Roja Tanzana y la Española.

   Durante el tiempo que estuvieron en el campo de refugiados, los cinco delegados canarios pudieron ver qué tipo de patologías eran las más frecuentes, detectando en ocasiones brotes de enfermedades en los refugiados burundeses relacionadas en muchos casos con las malas condiciones de vida. "Una de las situaciones que más me afectó fue localizar a los niños solos, que no tienen padres o se han tenido que separar", comenta Ana Guerra.

   "Es la primera vez que participo en un operativo de Cruz Roja fuera de nuestras fronteras y tengo la sensación de haber hecho lo que podíamos pero que todavía hay mucho por hacer. Sensación agridulce", añade.

Para leer más