El conductor de guagua de Fuerteventura acusado de abusos sexuales en libertad provisional

Publicado 17/12/2018 11:06:34CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El conductor de una guagua de transporte escolar regular de la isla de Fuerteventura, que fue detenido el 10 de diciembre acusado de abusos sexuales, se encuentra en libertad provisional sin fianza como presunto autor de delitos continuados de abusos sexuales sobre cuatro menores.

Así lo ha decidido el magistrado del Juzgado de Primera de Instancia e Instrucción Número 2 de Puerto del Rosario tras tomar declaración al investigado, un hombre de 50 años de edad. Además le han impuesto como medidas cautelares la prohibición de realizar actividades relacionadas con menores, así como la de seguir realizando funciones de transporte escolar al menos hasta que se acabe la investigación, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

El conductor fue detenido el 10 de diciembre por agentes del Equipo Territorial de Policía Judicial de la Guardia Civil de Gran Tarajal como presunto autor de un delito de abusos sexuales tanto sobre menores como mayores de edad, todas adolescentes usuarias de la línea, al realizarles tocamientos y actos que atentaban contra la libertad sexual de las mismas.

La detención se produjo después de que la Guardia Civil recibiera una denuncia del personal docente de un centro educativo de la isla, que informó a finales del pasado mes de noviembre sobre lo relatado por una de las alumnas --menor de edad-- de su centro, colaborando con los agentes en la consecuente investigación.

Las pesquisas se centraron en averiguar si había más víctimas y en las manifestaciones de los testigos, así como en investigar si el presunto autor del delito presentaba antecedentes policiales por hechos similares, comprobando que carecía de ellos.

De este modo, se comprobó que había más víctimas de esos abusos sexuales, tanto menores como mayores de edad, y que el presunto autor al parecer aprovechaba el momento de saludar a las alumnas que accedían a la guagua para realizarles tocamientos de carácter íntimo o sexual, así como otros actos y comentarios que comportarían tratos degradantes, y que vendría realizando desde hacía tiempo, dando a los hechos una connotación de normalidad ante la ausencia de denuncias por parte de las menores.

Los agentes también recogieron información que apuntaba además a que algunas de las menores también habrían sufrido los hechos incluso fuera del horario de transporte, cuando se encontraban con el conductor en la vía pública, llegando incluso a invitar a las mismas a trasladarlas en su vehículo particular.

La Guardia Civil no descarta que haya más víctimas de estos hechos, pudiendo éstas o sus tutores legales acudir o llamar por teléfono a dependencias del Puesto de Gran Tarajal para informarse de los trámites a seguir, recordando que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado han de guardar riguroso secreto respecto a todas las informaciones que conozcan por razón o con ocasión del desempeño de sus funciones, tal como establece el artículo 5.5 de la Ley 2/1986, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.