La Fiscalía alerta del aumento del acoso escolar y los abusos sexuales a menores

Publicado 10/10/2018 12:26:47CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Fiscal Superior de Canarias, Vicente Garrido, ha alertado este miércoles en el Parlamento de Canarias del aumento del acoso escolar y los abusos sexuales a menores, que se intensifican con el uso de las redes sociales.

En declaraciones a los periodistas tras entregar a la presidenta de la Cámara, Carolina Darias, la memoria de la Fiscalía del año pasado, ha comentado que el acoso escolar "es muy preocupante" porque tiene mucho impacto mediático y además, la comunidad educativa no cuenta, a veces, con recursos suficientes para actuar.

En estos casos, Garrido ha admitido que la Fiscalía está limitada por la edad del menor ya que entran en juego los servicios de protección de menores o la propia comunidad escolar, que logra resolver y atajar muchos casos.

A nivel general, ha dicho que los casos de violencia de género siguen en cifras "altamente preocupantes", siendo los delitos más comunes los de robos en viviendas o los relacionados con la seguridad del tráfico.

Garrido ha dicho que hay una "estabilización" del número de delitos en Canarias --apenas unos 1.000 más de un volumen de 140.000-- y ha vuelto a reclamar la mejora de medios humanos en la Oficina Fiscal.

LA PLANTILLA ES "INSUFICIENTE"

En ese sentido, ha comentado que la plantilla de secretarios "es insuficiente" debido a su estancamiento en los últimos 10 años, y se está paliando con personal de refuerzo, al tiempo que el número de fiscales también es "escaso".

"Hay una carencia importante en las dos fiscalías provinciales pues los fiscales se tienen que multiplicar como un chicle asumiendo funciones", ha agregado.

Garrido ha insistido también en que la Fiscalía debería "hacer un esfuerzo" por exponer mejor los datos relacionados con la corrupción y hacerlos más visibles "para que la sociedad los pueda entender mejor" ya que delitos como los de prevaricación, estafa, apropiación indebida, tráfico de influencias o malversación de caudales ya que "no todos obedecen a lo que se entiende vulgarmente por corrupción".