El Museo de Historia inaugura un Belén con figurillas con indumentarias de los siglos XVIII y XIX

Actualizado 05/12/2015 14:00:04 CET
Portal de Belén
CEDIDA

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Museo de Historia y Antropología de Tenerife, ubicado en La Laguna, ha inaugurado un año más con motivo de las fiestas navideñas su tradicional Nacimiento con figurillas ataviadas con indumentarias pertenecientes al siglo XVIII y parte del XIX.

El horario de apertura al público, hasta el día 6 de enero de 2016, es de martes a sábado de 09.00 a 20.00 horas, y domingos, lunes y festivos de 10.00 a 17.00 horas.

El núcleo urbano donde se desarrolla la escena representada está engalanado al estilo del país, con ristras de banderitas de papel, plumas con banderas y palmas (postes de madera pintados rematados con un mástil y una bandera), arcos de frutas y corazones al estilo de Tejina.

También están presentes algunas de las danzas rituales propias de las fiestas de Tenerife que se ven en las celebraciones de las grandes festividades, tales como la Danza de las Flores de Tegueste; la Danza de las Cintas de San Pedro de Güímar, y la Danza de Las Vegas de Granadilla de Abona.

Las figuras han sido realizadas por Carmen Castro, técnico del Departamento de Reproducciones de Museos de Tenerife, y están ataviadas con indumentarias pertenecientes a las modalidades de trajes de diario y fiesta. La arquitectura, por otro lado, se corresponde a la usual en la isla en la misma época, donde se alternan casas de tejas, pajales y molinos.

Todas las Navidades, desde que el Museo de Historia y Antropología de Tenerife abriera sus puertas, confecciona un Nacimiento o exhibe una muestra de sus propias colecciones o de particulares cedidas para la ocasión.

Los primeros nacimientos en Canarias comenzaron a representarse a principios del siglo XVIII, siendo las iglesias, los conventos y los hogares de la alta burguesía de las islas los primeros en adoptar esta costumbre.

La Laguna, que desde sus orígenes fue lugar de residencia de conquistadores, hacendados, comerciantes y sede de numerosas iglesias y conventos, constituye una de las ciudades tinerfeñas que cuenta con más larga historia en la elaboración de portales, popularmente también conocidos como nacimientos, relativos a la celebración de la Natividad de Jesús de Nazaret en la tradición católica.