El precio de la vivienda usada en Canarias sube un 19,9% durante 2018

Viviendas en venta
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 27/12/2018 10:24:33CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

El precio de la vivienda de segunda mano ha experimentado una subida del 19,9% en el archipiélago canario durante el año 2018, hasta dejar el precio del metro cuadrado en 1.767 euros, según el último informe de precios de idealista. Las provincias canarias también han vivido incrementos en sus precios: un 17,9% en el caso de Las Palmas y un 22% en Santa Cruz de Tenerife.

En la provincia de Las Palmas los precios han subido en todos los municipios analizados. El mayor incremento lo experimenta Las Palmas de Gran Canaria, donde los propietarios piden de media un 21,1% más por el precio de sus viviendas que hace doce meses. Por detrás se sitúan los incrementos de Antigua (16,2%) y Arucas (15,5%). San Bartolomé de Tirajana es el mercado más exclusivo de la provincia, con 2.710 euros/m2, seguido por Tías, con 2.699 euros/m2. El municipio más económico es Ingenio, con 1.028 euros/m2.

En la provincia de Santa Cruz de Tenerife han sido dos los municipios analizados por idealista que han bajado sus precios durante 2018: La Matanza de Acentejo (-9,2%) y Santa Úrsula (-1,9%). Las mayores subidas se encuentran en el municipio de Guía de Isora, donde los propietarios piden de media un 22% más por cada metro cuadrado. En Santiago del Teide la subida interanual es de 20%, y del 16% en el caso de Güimar. El precio más elevado de la provincia (2.127 euros/m2) lo marca Santiago del Teide, seguido por Guía Isora (1.874 euros/m2). Por el contrario, el metro cuadrado más económico le corresponde a Icod de los Vinos (1.019 euros/m2).

A nivel nacional, el año 2018 cierra con una variación positiva de los precios de la vivienda usada. Los precios subieron un 8,4% en los últimos doce meses hasta situarse en los 1.720 euros/m2. Aun así, y como viene siendo tónica habitual, no todos los mercados se han comportado de la misma manera, y mientras algunos crecen a tasas de dos dígitos otros lo hacen de manera más moderada y en algunos de ellos los precios siguen cayendo sin encontrar todavía su suelo.

La subida más alta la marca Las Palmas de Gran Canaria, que con un incremento del 21,1% ha situado el precio de la vivienda usada en 1.967 euros/m2. La mayor caída, en cambio, se ha producido en Tarragona (-10,9%). Madrid finaliza 2018 con una subida interanual en el precio de la vivienda usada del 17%, lo que sitúa el precio del metro cuadrado en la capital en 3.844 euros. También ha sido relevante la subida de Valencia (16,4%) y Málaga (15,3%).

El precio medio de la vivienda usada también creció en Barcelona capital durante los últimos 12 meses, aunque lo hizo de una forma mínima (1,4%). Este incremento ha dejado el precio del metro cuadrado en 4.344 euros. Del resto de capitales también destaca la subida de Girona (14,5%), Huesca (14,3%), Granada (13,4%), Logroño (13%) y Pamplona, donde han crecido un 12,3%.

En este año San Sebastián ha desbancado a Barcelona como la capital española más cara (4.403 euros/m2) en la capital guipuzcoana frente a los 4.344 euros/m2 de la catalana. Tras ellas se sitúan Madrid (3.844 euros/m2) y Palma (2.963 euros/m2). En quinto lugar se sitúa Bilbao, cuyo metro cuadrado aún alcanza los 2.933 euros. En la parte opuesta de la tabla encontramos a Ávila, con 952 euros/m2.

Según Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, "el año acaba con relevantes crecimientos en los precios de venta de la vivienda usada. Sin embargo, en los últimos meses de 2018 las subidas se han moderado y, en algunos casos, han revertido la tendencia y se producen caídas. En Las Palmas de Gran Canaria y Madrid, con subidas importantes (21,1% y 17% respectivamente) la variación en el cuarto trimestre es del 2,9% y de apenas 0,3%. Barcelona capital, aunque cierra el año con crecimiento positivo, concluye el último cuarto con bajadas en el precio de sus inmuebles en venta".

Para Encinar, "2018 ha sido un año de normalización en operaciones e hipotecas, aunque el freno temporal que ha supuesto el ruido del AJD y el decreto ley posterior ha impactado en el número de créditos hipotecarios concedidos. La incertidumbre de la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria, esperada para principios de 2019, hace que los bancos no muevan ficha en los precios pero se espera una subida generalizada, limitada por la fuerte competencia del sector. La consolidación de las hipotecas a tipo fijo, que se sitúan alrededor del 40% del mercado, hacen vislumbrar un horizonte estable en el hipotético caso de que los tipos y el Euribor comiencen a subir".

En cuanto a las cifras de compraventa, el directivo asegura que "es más que seguro que cerraremos en año por encima de las 500.000 viviendas vendidas frente a las 460 miles de compraventas de 2017. Pero también tenemos que hablar de una ralentización en los últimos meses. Esta ralentización continuará a lo largo de 2019 acompañada de una moderación en los precios y en la concesión de hipotecas consecuencia de la cercanía al punto óptimo de mercado en el que nos encontramos".

Contador