Profesionales de la sanidad pública y privada muestran su preocupación ante la pérdida de médicos en los próximos años

Publicado 27/11/2019 13:45:57CET
Profesional médico atiende a un paciente
Profesional médico atiende a un paciente - HOSPITAL PESET

Gestores de la sanidad privada admiten que la 'guerra de precios' de las aseguradoras hace que las condiciones de hospitales y profesionales alcance "un punto demasiado bajo"

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Profesionales de la sanidad pública y privada han mostrado este miércoles su preocupación ante la pérdida de médicos que se prevé se produzca en un periodo de cinco años, estimándolo en unos 6.000 sanitarios menos, lo que admiten tendrá repercusión en una sociedad que cada vez vive más y donde las enfermedades tiene una mayor cronificación.

Este es uno de los mensajes que se ha puesto de manifiesto en el encuentro de 'Sanidad Privada' que se ha celebrado en la sede del Colegio de Médicos de Las Palmas donde se han dado cita además del presidente de dicha corporación, Pedro Cabrera; el presidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), Carlos Rus; el presidente de la Asociación de Clínicas Privadas y Centros Hospitalarios de Las Palmas, Sebastián Sansó; el exconsejero canario de Sanidad José Manuel Baltar o la presidenta del Sindicato Profesional Médico de Las Palmas, Carmen Nuez, entre otros.

En este marco, el presidente de la Asociación de Clínicas Privadas y Centros Hospitalarios de Las Palmas, Sebastián Sansó, señaló que en este encuentro se quiere poner de manifiesto el futuro profesional médico ante la "escasez" de sanitarios que se espera, así como el papel de la concertación entre público y privado.

"Ahora se calcula que en los próximos cinco años la sanidad pública perderá alrededor de 6.000 médicos a consecuencia del llamado baby boom. Nos interesa saber qué se está haciendo porque es un problema que va a afectar a la sociedad", apuntilló.

Actualmente preocupa la escasez de profesionales de la sanidad en especialidades como médicos de familia, pediatras, anestesistas o en oncología, entre otros.

En relación con ello, el presidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), Carlos Rus, admitió el problema que existe con la escasez de profesionales considerando que existen dos cuestiones en este tema.

En concreto, apuntó que por un lado el Ministerio de Sanidad "está siendo tremendamente lento en la homologaciones de médicos extranjeros" que vienen a España, mientras que por otro lado consideró que las plazas MIR tienen que ampliarse, "tienen que superar las 10.000, 12.000", a lo que agregó que en materia de incompatibilidad cada comunidad "lo hace como considera oportuno".

"GUERRA DE PRECIOS"

Por otra parte, el presidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), Carlos Rus, reconoció que las aseguradoras son el "principal aliado" de los centros privados, ya que el 72 por ciento de media de su facturación procede de las aseguradoras, si bien consideró que tienen "una guerra de precios que hace que las condiciones que se les está dando a los hospitales y profesionales médicos esté llegando a un punto demasiado bajo".

En concreto, y a modo de ejemplo, dijo que una muestra de ello es el que "se estén pagando consultas entre 6 y 22 euros" al profesional médico.

Aún así, admitió, que se trata de un sector en auge como muestra el que sus pólizas hayan experimentado un "crecimiento de 4,5 millones desde 2015", considerando que van a seguir incrementándose "por motivos demográficos, de cronicidad, el problema es que eso no se traslada luego al hospital". Por ello, afirmó que el que suba el número de pacientes "porque haya más pólizas, ya no es positivo", reconociendo así que se empieza a tener listas de espera.

De todos modos, defendió que la "flexibilidad" de la privada es que la persona puede elegir el médico que quiera aunque "si elige al número uno pues posiblemente tenga que esperar 15 ó 20 días para ser atendido. Lo normal es que si quiere ser atendido por un especialista lo pueda conseguir de un día para otro".

En relación a este tema, el presidente de la Asociación de Clínicas Privadas y Centros Hospitalarios de Las Palmas, Sebastián Sansó, también destacó que el seguro privado "ha incrementado muchísimo su volumen", matizando que las tasas de crecimiento se están moviendo entre un 5 y 9 por ciento.

Esto, afirmó, provocado "en muchos casos" por lo "barata" que se están comercializando las pólizas, ya que indicó que "un seguro anual en España es el coste mensual o bimensual" en Noruega o centro Europa, conllevando que se haya hecho "común" tener un seguro.

Agregó que la tasa de asegurados "es del 12 por ciento, lo que lleva a un exceso de demanda en las privadas", de ahí que afirmó que "en cualquier servicio que la demanda supera a la oferta, hay lista de espera". En este sentido, señaló que si bien cada centro estimará cuál es su espera media, sí que se considera que el plazo en la sanidad privada para cualquier tipo de consulta, prueba diagnóstica o cirugía "no debe exceder las tres semanas".

LA PRIVADA COMO "COMPLEMENTO"

El presidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), Carlos Rus, subrayó que en sanidad "no se ha privatizado nada, lo único que se ha hecho es utilizar distintos modelos", de tal forma que en relación al futuro gobierno progresista que se está negociando indicó que les "preocupa en cierta medida" por programas "contrarios a la sanidad privada" aunque matizó que la sanidad está cedida a las comunidades, por lo que cuestionó la capacidad de actuación.

Aún así consideró que los centros y hospitales privados van a tener que "ser un complemento obligatorio" en el futuro debido a envejecimiento de la población.

En este sentido, el exconsejero canario de Sanidad José Manuel Baltar señaló que en materia sanitaria "no existen bandos, solo existe un bando que es el de los pacientes, que es al que se le tiene que resolver sus problemas".

LA CONCERTACIÓN

En relación a la concertación, el presidente de la Asociación de Clínicas Privadas y Centros Hospitalarios de Las Palmas, Sebastián Sansó, señaló que en el caso de Canarias se suele apuntar que es una de las comunidades con mayor grado de concertación, fijándose en un 10 por ciento, que la llevaría hasta la cuarta posición en el conjunto de España.

Sin embargo, agregó que esa cifra está "entre comillas inflada", ya que en la misma se incluyen no solo los conciertos hospitalarios, sino también otra serie de servicios como la diálisis, el transporte sanitario o la rehabilitación.

Por ello, expuso que si se extraen esas partidas, en Canarias "solo se estaría concertando un 6 por ciento del total de la actividad sanitaria".

Al respecto, la presidenta del Sindicato Profesional de Médicos de Las Palmas, Carmen Nuez, señaló que actualmente la sanidad pública "no puede dar salida a todos los temas y es necesario concertar", si bien consideró que se debe avanzar en que la "compatibilidad que se le da a esos profesionales sea en condiciones", al tiempo que agregó que deben "luchar" para que el pago por acto médico "se ajuste más a la realidad".

Actualmente, dijo, atendiendo a los datos que su sindicato tiene, hay unos 400 médicos en la provincia de Las Palmas que compatibilizan sanidad pública y privada, se trata así "de una parte importante". En este sentido, matizó que cuando trabajas en la concertación solo puedes dedicar una parte de tiempo a la privada, algo que señaló les ha traído "muchos problemas", ya que según "quien esté en la Consejería", se da o no esa compatibilidad, con lo que puede haber compañeros "en una situación alegal".

Contador