Publicado 11/01/2022 10:52CET

Los profesores, "desorientados" en la vuelta a las clases, reclaman cribados y aumento de plantilla en Canarias

Una profesora con un alumno durante un examen
Una profesora con un alumno durante un examen - Marta Fernández Jara - Europa Press

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El sindicato ANPE ha reconocido este martes que los profesores han reiniciado la vuelta al curso tras las vacaciones de Navidad "desorientados" por la falta de información de la Consejería de Educación y por ello reclama "medidas urgentes" para hacer frente al aumento de contagios y las bajas laborales.

Así, propone mejorar el rastreo de contagios, priorizar la vacunación de la tercera dosis para el profesorado, incrementar la plantilla de profesorado covid para poder atender al alumnado, disponer de un servicio de atención telefónica para gestionar las bajas docentes, llevar a cabo la vacunación de los menores de 5 a 11 años solo en instalaciones sanitarias habilitadas para ello y garantizar dispositivos electrónicos en caso de confinamiento, entre otras iniciativas.

La organización sindical considera que el trato hacia los profesionales educativos "no está siendo el adecuado" y entiende que, sin medidas extras, las nuevas decisiones --rebajar los requisitos para las cuarentenas de las aulas, por ejemplo-- "suponen un riesgo sanitario y educativo para toda la comunidad escolar, pero también para el resto de la sociedad, puesto que contribuirán a seguir saturando la atención primaria".

El presidente, Pedro Crespo, explica que "las situaciones más complicadas pueden darse en Educación Infantil y Educación Especial, donde no hay distancia interpersonal ni mascarillas" e insiste en que la situación epidemiológica actual "generará bajas docentes e incrementará más la saturación de la atención primaria, es decir, tendrá efectos a distintos niveles y afectará a toda la sociedad".

En su opinión, "es evidente que no estamos en el mismo escenario que antes, pero, aunque estamos vacunados y la enfermedad es más leve, vamos a encontrarnos con muchas bajas en los centros educativos por la rapidez con la que se propaga esta variante, y esas bajas se cubrirán tarde".

En primer lugar, prosigue, "porque si todo va bien el tiempo mínimo para cubrir una baja oscila entre los 3 y los 4 días, segundo, porque en estos momentos las bajas se están tramitando con mucho retraso por la sobrecarga del sistema sanitario, eso significa que cuando se pueda solicitar un sustituto ya se habrá acabado la cuarentena del titular, pero los alumnos habrán perdido ya todos esos días de clase y se habrá generado una situación difícil de gestionar en el centro educativo".

En esa línea, Crespo se pregunta "qué ocurrirá" si hay varios docentes de Infantil o Primaria en esta situación pues con el sistema de grupos burbuja el alumnado de distintas aulas no se puede mezclar e insiste en "¿quién atenderá a esos alumnos si no tenemos personal de apoyo, función que hacía el profesorado covid en estas etapas?".

NO GESTIONAR PERMISOS DE VACUNACIÓN

Sobre la posible vacunación en centros educativos destaca que el procedimiento exigiría contar con autorizaciones de todas las familias "en tiempo y forma, algo complejo de gestionar, más aún en centros con una matrícula elevada", al tiempo que puede haber "conflictos" con progenitores separados, lo que ocasionaría problemas añadidos para el colectivo docente.

"También tememos que pueden darse casos de discriminación entre alumnado vacunado y alumnado no vacunado. Entendemos que bajo ningún concepto un centro educativo debe encargarse de gestionar los permisos de vacunación, es un tema extremadamente delicado del que deben encargarse las autoridades sanitarias", añade el representante sindical.

Contador