Actualizado 27/07/2010 15:32 CET

Sindicatos acusan a Rivero de creer que ciudadanos son "tontos" y ligan su crítica a la "derechona" a "acto de cinismo"

Nueve organizaciones se unen para la huelga general del 29 de septiembre bajo el lema 'Canarias dice ¡basta!'

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos acusaron hoy al presidente canario, Paulino Rivero (CC), de "pensar" que los ciudadanos de las islas son "tontos", al tiempo que achacan la crítica del dirigente nacionalista a la "derechona" a "un acto de cinismo político".

Así lo manifestó el portavoz de Intersindical Canaria (IC), Antonio Sardá, en rueda de prensa en Las Palmas de Gran Canaria, donde nueve organizaciones presentaron un manifiesto conjunto de la huelga general del próximo 29 de septiembre bajo el grito de 'Canarias dice ¡basta!'.

En su intervención como representante de la plataforma unitaria sindical de las islas, Sardá se refirió, así, a las palabras de Rivero el pasado sábado tras ser ratificada su candidatura para las elecciones de 2011 por el Consejo Político de Coalición Canaria (CC).

El dirigente sindical recordó que el actual jefe del Ejecutivo regional "afirmó que tras ganar los comicios impondrá la justicia social a los intentos de la derechona de recortarlo todo en favor del sector privado y en detrimento del público, y aseguró que se romperá el alma para defender la justicia social en la próxima legislatura como presidente del Gobierno canario y no permitirá que el sector público sufra los rigores de la crisis económica".

"PIENSA QUE SOMOS ILETRADOS"

"Este señor piensa que los ciudadanos y ciudadanas de Canarias somos absolutamente iletrados, tontos, que no somos capaces de ver que esta promesa es un acto de cinismo político porque Rivero, aparte de jalear los planes de ajuste y la reforma laboral, ha intentado que vayan más allá con más contenidos lesivos", resaltó Sardá.

Asimismo, incidió en que la actuación política de Rivero junto con el PP en Canarias "ha sido de destrucción del empleo público y de los servicios públicos y de ruptura del Estado de Bienestar en este pueblo". Por todo ello, opinó que Canarias "se tiene que poner en pie y decir basta".

Durante la comparecencia estuvieron también presentes Reinaldo Medina, de CCOO, Ángela Hernández, de Convergencia Sindical Canaria, Elisa López, de Cobas, Ramón Rodríguez, de UGT, y Noelia Saavedra, de la Confederación Canaria de Trabajadores, si bien la movilización es apoyada también por la Coordinadora Canaria de Colectivos, Insucan y la Organización Sindical de Empleados Públicos de Canarias.

LA CRISIS CON "ESPECIAL DUREZA" EN LAS ISLAS

Las nueve organizaciones se han puesto de acuerdo en un manifiesto para "dar un grito" que les unifica, según Sardá, que explicó que la actual crisis del sistema económico capitalista se manifiesta en Canarias "con especial dureza".

El escrito recoge que los indicadores básicos así lo demuestran: la mayor tasa de desempleo de todo el Estado, con prácticamente el 30 por ciento de la población activa (8 puntos más que la media estatal), es decir, más de 300.000 personas en paro, según la última Encuesta de Población Activa).

Además hay un 50 por ciento de desempleo juvenil, frente al 36,6 por ciento de media estatal, la tercera parte de la población vive actualmente bajo el umbral de la pobreza, con escasos o ningún recurso.

Más de un 30 por ciento de quienes tienen empleo son trabajadores temporales, sometidos a la inseguridad y permanente entrada y salida del mercado de trabajo; y el salario medio de Canarias es un 16,39 por ciento inferior al del Estado.

Canarias lleva más de dos años retrocediendo en número de personas afiliadas a la Seguridad Social, en tanto que la economía sumergida supone el 28,7 por ciento del Producto Interior Bruto de las islas.

POLÍTICAS PRIVATIZADORAS

Igualmente, denunció que las políticas privatizadoras y los recortes presupuestarios debilitan los servicios públicos esenciales, con mayores listas de espera para la atención médica, aumenta el fracaso escolar y el abandono de los estudios y el retraso en la atención a las personas dependientes, entre otros.

Según los sindicatos, esta realidad tiene que ver también con el modelo económico de Canarias, "basado en el turismo y la construcción, fuertemente dependiente del exterior y dominado en las últimas décadas por una actividad empresarial e inversora muy especulativa que sólo ha buscado el mayor beneficio en el menor espacio de tiempo, sin preocuparse de la economía productiva generadora de tejido industrial y de valor añadido".

Y con este panorama general, resaltan que se ha desatado en la Unión Europea "una feroz y agresiva actuación del poder económico y financiero, es decir, las grandes corporaciones y la banca, para hacer pagar la factura de sus crisis a la clase trabajadora, a quienes trabajan como autónomos y a muchas pequeñas y medianas empresas que no pueden soportar las brutales medidas de su ajuste económico".

Desde ese poder dominante se impone a los gobiernos la adopción de medidas que recorten el déficit público para situarlo en el límite del 3 por ciento antes del año 2013, lo que pasa por reducir la inversión pública y el gasto social, la reducción de salarios y la puesta en marcha de reformas.

"EL PSOE CLAUDICA ANTE LOS MERCADOS"

Consideran que "el Gobierno central del PSOE ha claudicado ante la dictadura del terrorismo del capital y de los mercados y, olvidando rápidamente su programa electoral y su discurso social, aplica con mano dura los recortes y las contrarreformas que exige el poder económico y sus instituciones".

En Canarias, señalan que el gobierno conservador CC-PP ha apostado también por la política de recorte del déficit público, aprobando en los últimos tres años unos presupuestos muy poco sociales y que se caracterizan por el recorte de la inversión pública y el incremento del gasto corriente.

Además de por el recorte del gasto público en sanidad, educación, empleo y política social, por el abandono y el desmantelamiento de la formación profesional y por la creciente privatización de los servicios públicos, "dando entrada a sus amigos de la iniciativa privada".

Apuntan que el Ejecutivo autonómico "ha jaleado y clamado por una profunda reforma laboral, pues le parece insuficiente la aprobada" en el Parlamento español en junio pasado y apoya la reforma del sistema público de pensiones.

El manifiesto critica también el anteproyecto de Ley de la Función Pública Canaria elaborado por el Ejecutivo regional, que, según los sindicatos, pretende "una función pública alejada de criterios de calidad de los servicios y que afecta a los derechos básicos de los empleados públicos".

Denuncian "el desprecio a la ciudadanía" que ha supuesto su rechazo a dos iniciativas legislativas populares (Puerto de Granadilla y Catálogo de Especies Protegidas) que, apoyadas por decenas de miles de firmas, "no tuvieron tan siquiera la posibilidad de acceder a su trámite en el Parlamento de Canarias". "Así es la derechona que gobierno Canarias", reiteran.

PRIMERA MOVILIZACIÓN: 16 DE SEPTIEMBRE

Según los sindicatos, "en el marco del neoliberalismo no hay salidas para la mayoría social, sí salidas elitistas al servicio de las minorías; no cabe, por tanto, un capitalismo con rostro humano". Por ello, defienden la necesidad de "un cambio profundo en la organización social y en la relación internacional entre los pueblos basado en la colaboración mutua y no en el intercambio desigual".

Ante la grave situación de Canarias, rechazan el desmantelamiento del Estado del Bienestar, las privatizaciones de los servicios públicos y de las empresas públicas, niegan más poder al empresariado y critican el incumplimiento de los acuerdos y de los pactos.

Para evitar una salida a la crisis cuyo coste lo pague la mayoría social, invitan a una movilización social "mantenida y continuada", cuyas primeras fechas serán el 16 de septiembre con manifestaciones en todas las islas y la huelga general del 29 de septiembre.

Para leer más